Niega Fonatur conflicto con pobladores de Maxcanú por Tren Maya

·2  min de lectura

CANCÚN, QR., octubre 26 (EL UNIVERSAL).- El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) negó que el fin de semana pasado la maquinaria que inició obras en el Tramo 3 del Tren Maya, de Calkiní a Izamal, haya sido detenida por pobladores de Maxcanú, Yucatán, y señaló que no tiene conocimiento de ningún altercado de consideración en la zona.

Sin embargo, Alfredo Sánchez, en representación de las personas afectadas que frenaron la operación de la maquinaria, expresó su molestia por la forma en que el Fonatur trata de minimizar los hechos, "negándolos", e indicó que los pobladores decidirán este lunes si permiten la continuidad de los trabajos. Los responsables del Tren Maya Yucatán, en el Tramo 3 del mega proyecto, indicaron que las obras "no se encuentran interrumpidas" y confirmaron lo narrado por Alfredo Sánchez, con relación a los pagos hechos por Fonatur a ejidatarios, en mayo pasado por las afectaciones relacionados a la liberación del derecho de vía en Maxcanú.

El primer pago -señaló el Fondo- fue realizado directamente a los órganos de representación ejidal, es decir, al comisariado, José Alfredo Argáez, en esas fechas, quedando pendiente la indemnización por afectaciones de bienes distintos de la tierra, como albarradas, árboles frutales, cercas, entre otros.

Este otro pago será entregado por el comisariado ejidal en esta semana, conforme a lo acordado durante la Asamblea Ejidal realizada en Maxcanú. "Se detalló la forma en la que procederán casa por casa para verificar las afectaciones de bienes distintos a la tierra y pagar conforme a la ley", detalló el Fonatur. Alfredo Sánchez recordó que la intervención de pobladores de Maxcanú, la mañana del sábado pasado, cuando detuvieron la operación de la maquinaria, se originó precisamente porque el comisariado ejidal se había negado a concretar el pago pendiente, que asciende a más de tres millones de pesos.

El dinero había sido entregado a Argáez, pero éste pretendía repartirlo de forma discrecional, sin realizar un levantamiento y una evaluación que, finalmente, se harán luego de lo ocurrido el fin de semana.