Niega exedil de Oaxaca vínculos con asesinato de activista

·3  min de lectura

OAXACA DE JUÁREZ, Oax., abril 28 (EL UNIVERSAL).- El expresidente municipal de Miahuatlán de Porfirio Díaz, Genaro Esaú Hernández Jiménez, negó estar implicado en el asesinato del dirigente regional del Frente Popular Revolucionario (FPR), Tomás Martínez Pinacho.

A través de un escrito dirigido a la Fiscalía General de Justicia del Estado de Oaxaca y a la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) aseguró que es inocente y acusó a la dirigencia del FPR de difamarlo.

Tomás Martínez, dirigente regional del FPR, fue asesinado a disparos de arma de fuego el 24 de agosto de 2020, mientras comía en una taquería en Ánimas Trujano, municipio conurbado a la ciudad de Oaxaca.

Esto fue posterior a una movilización que esta organización había realizado en la capital del estado para exigir respuesta a diversas demandas sociales y obras públicas. Hasta ahora, la Fiscalía de Oaxaca ha informado de la detención de dos probables autores materiales.

La primera aprehensión ocurrió en noviembre de 2020. La fiscalía informó que se detuvo en Huayapam a uno de los autores materiales del asesinato de Tomás Martínez, quien fue puesto a disposición de un Juez de Control y vinculado a proceso.

Mientras que el 15 de marzo de 2021 dio a conocer la aprehensión de un segundo autor material de este crimen, quien fue aprehendido por elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) en jurisdicción de Ejutla de Crespo y presentado de forma inmediata ante la autoridad judicial correspondiente, dando cumplimiento a la orden de aprehensión asentada en la causa penal 737/2020.

El FPR, sin embargo, ha acusado reiteradamente al expresidente municipal Genaro Esaú Hernández de ser uno de los presuntos autores o personas implicadas en el asesinato de Tomás Martínez.

En respuesta, el exedil acusó a los dirigentes del FPR, Macario Otalo Padilla y Eustaquio Barrios Santiago, de llevar a cabo una campaña de difamación en su contra y denunció que estas afirmaciones atentan contra su integridad física y moral, así como la de su familia.

En el escrito, agregó que siempre mantuvo trato cordial con Tomás Martínez, con quien convivió en la administración municipal y a quien conoció en el 2006 y que trabajaron de manera conjunta hasta el 2011.

"Existiendo siempre el diálogo, respeto y solidaridad, al igual que con otros dirigentes políticos y sociales a quienes siempre se les apoyó en sus gestiones y obtención de recursos. Cabe mencionar que uno de mis principios es que para lograr la paz debe existir justicia jurídica y social con respeto a los derechos humanos.

"Creo en las leyes y en las instituciones de mi país y de mi estado. Soy hijo y padre de familia. Soy ciudadano con todos mis derechos constitucionales que me otorgan la libertad de participación en el espacio que yo decida", escribió.

Finalmente responsabilizó a Macario Otalo y a Eustaquio Barrios de cualquier agresión a su persona y de su familia, ya que "con sus acusaciones, difamaciones, calumnias y campaña de odio, dañan a su persona".

También solicitó a la Fiscalía General del Estado de Oaxaca (FGEO) continúe con las investigaciones correspondientes para esclarecer el asesinato de Tomás Martínez.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.