Nicole Kidman no protagonizó un clásico de Julia Roberts porque "no era lo suficientemente talentosa

Cine 54
·4  min de lectura

Nacidas en 1967, Julia Robert y Nicole Kidman apenas se llevan unos meses de diferencia pero sus carreras no podían ser más diferentes. Al menos en sus inicios. Cuando Julia era la sonrisa de Hollywood por excelencia, la novia de América y una de las pocas mujeres que ganaba cheques de ocho cifras protagonizando sus propias películas a finales de los 90s, Nicole era una de las tantas que seguían siendo relegadas a papeles por detrás del héroe de turno como demuestran la mayoría de las películas que hizo a lo largo de dicha década.

Sin embargo, aunque no lo sabíamos, Nicole intentó conseguir uno de los papeles más recordados de la filmografía de Julia Roberts, pero está convencida de que no lo consiguió porque “no era lo suficientemente talentosa”.

Cartel de Notting Hill (Working Title Films), Nicole Kidman (Thibault Camus; Gtres)
Cartel de Notting Hill (Working Title Films), Nicole Kidman (Thibault Camus; Gtres)

Si repasamos sus filmografías podemos denotar la gran diferencia que por aquel entonces vivía cada una. Si bien ahora Nicole Kidman vive el mejor momento de su carrera, con un aluvión de premios y ofertas constantes, a lo largo de los 90s la realidad era muy diferente. Julia Roberts era de las pocas actrices de Hollywood que protagonizaban sus propios dramas, comedias románticas y thrillers, dejando clásicos como Pretty Woman (1990), Durmiendo con el enemigo (1991), Elegir un amor (1993), El informe Pelícano (1993), La boda de mi mejor amigo (1997), Novia a la fuga (1999) y, por supuesto, Notting Hill (1999).

Y durante aquellos años, Nicole trepaba peldaños de forma muy pausada y hacía diferentes producciones con personajes persiguiendo la sombra de Dustin Hoffman, Tom Cruise, Alec Baldwin, Michael Keaton, Val Kilmer o George Clooney. Nicole por fin comenzó a brillar con luz propia a finales de la década y comienzos de la siguiente gracias a Stanley Kubrick (Eyes wide shut), Baz Luhrmann (Moulin Rouge!) y Alejandro Amenábar (Los otros). Pero cuando comenzó a circular el proyecto de Notting Hill, Nicole soñó con conseguir el papel de la estrella de cine que enamoraba al librero tímido londinense.

La actriz desveló la anécdota durante una entrevista conjunta que hizo con Hugh Grant para la revista Marie Claire ante el estreno de su primer trabajo juntos para HBO, la serie The Undoing (que se estrena el 25 de octubre). Al comienzo de la entrevista, que se hicieron mutuamente sin periodistas de por medio, Nicole recuerda que se conocieron cuando estaban en la veintena, en una cena en el Ivy de Londres. Ella estaba com Tom Cruise y él con Elizabeth Hurley, pero Hugh recuerda que no entendía nada de lo que decía Nicole porque hablaba un lenguaje secreto con su hermana.

Fue la primera vez que nuestros caminos se cruzaron” añade la actriz mientras desvela que podrían haber trabajado juntos en Love, Actually dado que estuvo a punto de interpretar un papel pequeño en la comedia coral, aunque no recuerda cuál era. Pero sí recuerda el papel que quería y no consiguió.

Realmente quería el papel que Julia Roberts interpretó en Notting Hill” confiesa la actriz para sorpresa de Hugh Grant. “Pero no era lo suficientemente conocida, y no era lo suficientemente talentosa” sentencia para nuestro asombro. Lo puedes ver en el minuto 01:18:

Es cierto que Nicole no era tan conocida como Julia a la hora de cargar con el peso de un papel protagonista en el caso de una superproducción como esta (costó $42 millones en hacerse, una cifra alta para una comedia romántica por aquel entonces), pero que no fuera talentosa ya es otro cantar. No habrá recibido los laureles que merecía pero demostró su talento en varias producciones previas, aunque fueron menores al lado de las películas que hacía Julia, como fue Retrato de una dama (1996). Incluso el mismo año del estreno de Notting Hill se robaba todos los aplausos con su cautivante interpretación en Eyes Wide Shut, sin olvidar que un par de años más tarde ganaba el Óscar a la mejor actriz por Las Horas.

Sin embargo, es cierto que Notting Hill necesitaba de una actriz de peso como Julia Roberts para convertirse en el taquillazo que fue. No solo Julia daba el pego como super estrella enamorada de un chico simple, sino que su nombre asociado con una historia romántica escrita y protagonizada por los dos responsables de otro éxito previo como Richard Curtis y Hugh Grant (Cuatro bodas y un funeral) hicieron que fuera un bombazo. No es que Nicole no fuera talentosa como dice ella, sino que quizás todavía no era su momento de brillar.

Más historias que te pueden interesar: