Así fue como Nicole Kidman aprendió a amar su interpretación de Lucille Ball

·7  min de lectura
Nicole Kidman en Nueva York el 1.° de diciembre de 2021. (Jody Rogac/The New York Times)
Nicole Kidman en Nueva York el 1.° de diciembre de 2021. (Jody Rogac/The New York Times)

Nicole Kidman ha aprendido lecciones valiosas cada vez que interpreta a un personaje de la vida real: la manera en que esa persona fue malinterpretada por la sociedad de la época, cómo esa época de la historia se parece más a la actualidad de lo que ella creía y, sobre todo, cómo mantener el equilibrio mientras camina descalza en un contenedor de uvas.

Al relatar cómo se preparó para interpretar a Lucille Ball, la protagonista de “I Love Lucy”, Kidman sugirió que sus metódicos esfuerzos por aprender la inolvidable rutina de pisado de uvas de Ball en 1956 no fueron suficientes cuando llegó el momento de representarla ante la cámara.

“Solo había practicado en el piso”, afirmó Kidman con afable franqueza. “Lo único con lo que no contaba era con que habría uvas de verdad. En realidad, son muy resbaladizas, para que lo sepas”.

En “Todo sobre los Ricardo”, una comedia dramática escrita y dirigida por Aaron Sorkin, Kidman interpreta a Ball en una historia que abarca una semana en la realización de la serie “Yo amo a Lucy”, en la que ella y su esposo Desi Arnaz (Javier Bardem) luchan por incorporar el embarazo de Ball al argumento, evaden las acusaciones de que Ball es comunista y llegan a un punto trascendental en su matrimonio.

La película, que ya está en los cines y en Amazon Prime, incluye algunas recreaciones de escenas famosas de “Yo amo a Lucy”, pero en última instancia es una historia de descubrimiento, tanto para la estrella de la televisión como para la mujer que la interpreta.

Kidman, de 54 años, es ganadora de un Oscar y un Emmy, y vuelve a ser una de las candidatas a los premios de fin de año por su interpretación en “Todo sobre los Ricardo”. Sin embargo, tiende a cuestionarse a sí misma y ha dicho que confía poco en sus habilidades cómicas.

Con su manera de abordar “Todo sobre los Ricardo”, Kidman se ha identificado más de lo esperado con Ball, otra actriz que fue encasillada y subestimada en su época. Es posible que sus historias de vida y sus talentos no coincidan del todo, pero ambas comprendieron la necesidad del humor para cumplir sus objetivos personales.

Nicole Kidman en Nueva York el 1.° de diciembre de 2021. (Jody Rogac/The New York Times)
Nicole Kidman en Nueva York el 1.° de diciembre de 2021. (Jody Rogac/The New York Times)

Kidman lo planteó de la siguiente manera: “Tengo que ser divertida, y lograrlo es difícil”.

Kidman no cree que haya sido la candidata más evidente para el personaje de Ball ni la primera actriz a la que se buscó para interpretarla.

Al inicio del proyecto, hace varios años, “Todo sobre los Ricardo” se pensó como una miniserie de televisión, según Lucie Arnaz, actriz e hija de Ball y Desi Arnaz, y productora ejecutiva de la película.

Cate Blanchett estaba comprometida con el proyecto, pero para cuando Sorkin se involucró y el proyecto se concretó en Amazon como película, la actriz ya no estaba disponible.

“Simplemente tardó demasiado y la perdimos”, dijo Arnaz en una entrevista. “Me sentí devastada”. (Un representante de prensa de Blanchett declinó hacer comentarios).

Cuando se contemplaron otras actrices, Arnaz señaló: “Ninguna me hizo feliz. Siempre parecía que nos preguntábamos: ‘¿Quién es el sabor del mes? ¿Quién tiene la película de moda del momento?’”.

No obstante, Arnaz dijo que cuando Kidman surgió como una posibilidad, despertó su interés.

“Pensé que era algo bueno, que deberíamos buscar solo actrices australianas para esto”, bromeó.

Kidman no estaba muy familiarizada con la vida de Ball cuando le propusieron el personaje, pero dijo que podía imaginar la libertad que supondría interpretar a esa reina de las bofetadas: “La forma en que se mueve y se cae, cada parte de su cuerpo, piensas: ‘Ay, podré ser una tonta absoluta mientras la interpreto’”.

Aun así, Kidman comentó que empezó a tener dudas tras firmar con cierto entusiasmo para participar en “Todo sobre los Ricardo”. Dijo que su reticencia se debió en parte al ritmo del guion de Sorkin, lleno de diálogos y, además, al hecho de rodar la película durante la pandemia.

No obstante, Kidman señaló que, en un nivel básico, las comedias no le resultan fáciles como género ni como oportunidades de actuación.

“No me eligen para actuar en ellas”, dijo. Eso puede ser el resultado de una carrera dedicada a los dramas o “también podría ser por mi personalidad”.

Lo que la película requería de verdad, mencionó Kidman, era que ella interpretara a Lucille Ball (tal y como aparece en el guion de Sorkin) y no a Lucy Ricardo.

“Lucy es un personaje… que no es Lucille”, explicó. “Lucille es extraordinaria porque la derribaron, se levantó y siguió con tesón”.

Cuanto más reflexionaba sobre el guion y aprendía sobre la vida de Ball, añadió Kidman, más veía a una persona polifacética que le daba muchas emociones para interpretar.

Respecto al matrimonio de Ball con el mujeriego y alcohólico Arnaz, Kidman dijo: “Ella amaba a una persona que la correspondía, pero que no podía darle lo que más quería”. Refiriéndose a la frustrada carrera cinematográfica que al final llevó a Ball a “Yo amo a Lucy”, dijo: “Era muy divertida, pero quería ser una estrella de cine”.

Kidman no quiso establecer un paralelismo directo entre la vida de Ball y la suya, pero Lucie Arnaz aceptó con agrado las comparaciones.

Arnaz afirmó que, al igual que su madre, Kidman “había estado casada; sabía lo que es el divorcio y tratar de criar hijos bajo los reflectores; sabía lo que es tener un esposo con problemas de adicción”. (El esposo de Kidman, el cantante Keith Urban, se ha sometido a tratamientos por su adicción a las drogas y el alcohol).

Kidman se volcó en los preparativos físicos para el papel y trabajó de cerca con un asesor dialectal, Thom Jones, para desarrollar las voces que utilizaría para Lucille Ball y Lucy Ricardo.

Como explicó Jones, “Lucy es Lucille al extremo. Cuando Lucille interpretaba a Lucy, hacía una versión amplia y exagerada de sí misma y elevaba el tono de su voz”.

La voz natural de Ball era más grave y ronca por los años que llevaba fumando, aunque Kidman no se esforzó mucho por conseguir una imitación perfecta.

“Queríamos que captara la esencia de Lucille y la transmitiera”, dijo Jones. “Si haces una imitación, vas a ser demasiado consciente de tu exterior y no vas a poder satisfacer tu lado interno como actor”.

Kidman también estudió grabaciones de audio personales que Arnaz compartió con ella, y trabajó con un asesor de movimiento mientras aprendía a duplicar varias rutinas de “Yo amo a Lucy”, aunque solo un puñado aparecen en la película.

Kidman ya recibió nominaciones a varios premios por “Todo sobre los Ricardo”, entre ellos un Globo de Oro y un Critics Choice Award, pero su actuación sigue siendo una fuente ocasional de inseguridad para ella.

La actriz pareció sorprendida cuando le hablaron de un avance de la película de octubre que solo mostraba su rostro de manera fugaz en un lapso de unos 75 segundos, y que llevó a algunos espectadores a preguntarse por qué Amazon parecía estar ocultando a Kidman.

Cuando le preguntaron si estaba al tanto de los avances o de la estrategia que había detrás de eso, Kidman aseveró: “No sé cómo responder a eso, ¿sabes? No me ocupo de la parte promocional. Tal vez tenían miedo de mostrarme”.

Tomó aire antes de añadir: “Qué decepción”.

Sin importar otras noticias que pueda recibir por “Todo sobre los Ricardo”, Kidman siempre tendrá la experiencia de haber estado en una copia del plató de “Yo amo a Lucy” interpretando el material de Ball para el programa y escuchando las risas de decenas de extras contratados para interpretar al público del programa en el estudio.

Kidman describió con una sola palabra cómo se sintió en ese momento: “Fantástica”. Luego, como si quisiera demostrar algunas de las habilidades que había adquirido en la película, esperó un momento y dijo: “Por cierto, los obligaron a reír”.

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.