Nicolás Trotta: "Tengo una mirada altamente positiva respecto de la vuelta a la presencialidad"

LA NACION
·2  min de lectura
Nicolás Trotta
Fuente: Archivo - Crédito: Silvana Colombo / LA NACION

El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, sostuvo hoy que tiene una mirada "altamente positiva" respecto del retorno a la presencialidad en las aulas de una forma "segura" y que espera que en los primeros días de marzo haya una "buena base" de asistencias que permita "recuperar esa normalidad arrebatada" por la pandemia.

"Yo tengo una mirada altamente positiva de que vamos a lograr que todas las escuelas estén abiertas con el reinicio del ciclo lectivo en el marco de la presencialidad, y en los primeros días de marzo tengamos una buena base de presencialidad segura, que con los indicadores epidemiológicos, podamos ir intensificando", señaló el funcionario en declaraciones a CNN Radio.

El Gobierno extendió el distanciamiento social hasta el 28 de febrero: qué pasará con las clases presenciales

Del mismo modo, consideró que de esta forma se apunta a "poder recuperar esa normalidad que nos ha "arrebatada" la pandemia". Trotta reafirmó así la idea de "priorizar la presencialidad cuidada y ordenada con el cumplimiento de los protocolos" y en un trabajo "conjunto con los gobernadores". Trotta también resaltó la importancia de los protocolos y la vacunación a los docentes.

"Los protocolos permiten el ingreso seguro y además, en cada provincia también planteamos que la decisión se debe tomar no solo en función de esa provincia sino en función de la minina unidad geográfica de cada territorio", diferenció el ministro.

Consultado sobre si avalaba que le descuenten a los maestros porteños los días que no asistan a clases tal como anunció el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Trotta respondió: "Yo no estoy de acuerdo a que se llegue a una instancia de tanta tensión cuando todavía tenemos tantas semanas por delante para fortalecer el diálogo".

Carta. Ultimátum de Guzmán a Rodríguez Larreta por la coparticipación

"Llegado el momento cada jurisdicción puede tomar su decisión pero hay que poner lo mejor de cada uno", sostuvo el ministro. Y, agregó: "La descalificación esta a flor de piel y eso no corresponde".

Del mismo modo, resaltó que también existen conflictos en otras jurisdicciones como Neuquén pero que hay que priorizar espacios de encuentros. Frente al conflicto, no pierde la ciudad de Buenos Aires ni los sindicatos, sino los chicos en la escuela", consideró.

"No es momento de plantear posiciones extremas sino hacer un esfuerzo para que haya dialogo, y le pido al jefe de Gobierno porteño (Horacio Rodríguez Larreta) que se pueda involucrar él mismo, así como se lo pido a cada uno de los gobernadores", concluyó al respecto.