Nicolás Trotta: “Se acordó el máximo compromiso para sostener la presencialidad”

Soledad Vallejos
·4  min de lectura
Alumnos de escuelas porteñas durante la pandemia
JULIAN BONGIOVANNI

No quiere afirmar que las escuelas serán “lo último que se cierre” porque, dice, la frase resuena como un eslogan. Pero ante el crecimiento de casos de Covid-19 en varias provincias de todo el país durante los últimos días, el ministro de Educación, Nicolás Trotta, aseguró a LA NACIÓN que hoy, en un reunión con el Consejo Federal de Educación (CFE) “se acordó el máximo compromiso entre las 24 jurisdicciones para sostener la presencialidad”. Y si hay que tomar medidas restrictivas “primero deberán aplicarse en otro ámbitos” antes que en la escuela. Además, señaló que, a diferencia de lo que sucedió el año pasado, cualquier decisión vinculada con la suspensión de la presencialidad en las aulas no será de manera generalizada. “Este tipo de medidas deberá aplicarse en la mínima unidad geográfica posible. Habrá que evaluar lo que sucede en cada región, en cada departamento, y no tomar a la Argentina ni a las provincias como un todo”, dijo Trotta, que comandó una nueva reunión con el CFE para monitorear el impacto del regreso a las aulas.

Coronavirus: se reportaron 10.154 nuevos casos en solo 19 horas

El aumento sostenido de los contagios durante los últimos días puso en alerta a las autoridades nacionales y provinciales, que evalúan un paquete de nuevas restricciones para mitigar los daños de la llegada de una segunda ola. Se habló de limitar la circulación nocturna, las reuniones sociales y el horario de cierre de algunos comercios, como los restaurantes, pero hasta el momento nadie encendió la alarma sobre la suspensión de las clases. De todas formas, y con la experiencia de un 2020 sin chicos en las aulas, el fantasma sobrevuela y muchas familias ya manifestaron su preocupación. “Me muero si tengo que volver a encerrar a mis hijos en casa todo el día detrás de la computadora. La más chiquita llora cada vez que tiene que hacer un zoom. No es algo que podamos afrontar otra vez”, dice categórica Alejandra Bianchi, que tiene dos hijos en el nivel primario, la menor en primer grado y el más grande, en séptimo. “Tuve la suerte de que el colegio le diera prioridad a estos dos niveles, y ellos son los únicos que hacen la jornada completa. No quiero ni pensar en que todo vuelva para atrás”.

Una plataforma nacional para la carga de datos

Trotta insistió en que la escuela es un espacio priorizado, y señaló que en la reunión del CFE, hubo acuerdo y el máximo compromiso entre las 24 jurisdicciones para sostener la presencialidad en las aulas. “Evaluamos los primeros resultados de la carga de datos en la plataforma Cuidar Escuelas, que es un sistema de información para la notificación de casos de Covid -19 en establecimientos educativos. Hasta el momento, tenemos más de 8000 incidentes cargados, entre casos sospechosos y positivos. Es muy importante contar con esta información, que nos sirve para determinar cuáles son las acciones de prevención más convenientes, porque cada decisión que tomamos lo hicimos basándonos en la evidencia. También se habló de la importancia en el cumplimiento de los protocolos. No hay que relajarse en este sentido, como plantearon en algunas jurisdicciones. Hay sectores que critican la rigidez de los protocolos, pero es un esfuerzo que debemos sostener”.

En la reunión, además, se abordaron cuestiones específicas de los procesos que facilitan la carga y seguimiento de los casos, y se ratificó de común acuerdo que, en las escuelas donde se detectaron casos, la aplicación de los protocolos fue efectiva. La secretaria de Evaluación e Información Educativa, Gabriela Diker, indicó que “el 90% de las 63.000 escuelas a nivel país ya tienen el alta como usuarias en la plataforma”. Del encuentro también participaron el director ejecutivo del Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET), Diego Golombek, y la secretaria general del Consejo Federal de Educación, Marisa Díaz.

La llegada del frío complicará el cierre de burbujas

Aunque prefiere evitar las comparaciones, Trotta hizo referencia a las medidas que aplicaron algunos países del hemisferio Norte ante la llegada de una tercera ola. Como sucedió en Italia, por ejemplo, que a principios de marzo cerró escuelas en algunas de las zonas más golpeadas por el virus. “Se les complicó la situación y tuvieron que tomar medidas restrictivas. Es un escenario distinto y con un calendario diferente al nuestro. Pero ahora nosotros nos enfrentamos a la época de frío, donde a la situación de pandemia se sumarán otras patologías más típicas del invierno. Comenzarán seguramente los casos donde los chicos tendrán fiebre o algún síntoma respiratorio, y aunque no sean casos de Covid-19 se van a activar los protocolos de todas formas. Esto también va a impactar en el cierre de las burbujas y la presencialidad. Pero con los cuidados necesarios, la escuela es un lugar seguro”, concluyó Trotta.