Nicaragua: Ortega exalta a Tomás Borge en homenaje póstumo

Más destacado

MANAGUA (AP) — El presidente Daniel Ortega exaltó la figura de Tomás Borge como el "hermano mayor" de la revolución sandinista que expulsó la dictadura de Anastasio Somoza, al despedir al fallecido dirigente guerrillero en un multitudinario homenaje póstumo y previo a su sepultura junto a otro de los artífices de ese movimiento rebelde.

Ante millares de simpatizantes del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que se congregaron el miércoles desde horas de la tarde en la Plaza de la Fe, Ortega le leyó a su otrora compañero de armas cartas de condolencias que remitieron varios líderes de izquierda latinoamericanos, como la del presidente venezolano Hugo Chávez, enviada desde La Habana.

Borge, uno de los fundadores del movimiento guerrillero sandinista que expulsó la odiada dictadura de Somoza el 19 de julio de 1979, murió el lunes por la noche debido a una afección pulmonar y después de haber sido sometido a una cirugía. Tenía 81 años.

Desde el martes, el féretro del controvertido comandante fue expuesto en el Palacio de la Revolución, a donde llegaron millares de simpatizantes sandinistas para darle el último adiós.

El miércoles, el ataúd de madera fue sacado para homenajes en la Asamblea Nacional y en la Plaza de la Fe en la capital nicaragüense, respectivamente, en lo que los medios oficiales calificaron como el "paso hacia la inmortalidad" de Borge.

Ortega anunció que los restos de Borge estarán al lado del mausoleo que alberga a otro de los fundadores del Frente Sandinista, Carlos Fonseca Amador, en la Plaza de la Revolución. Tras el masivo tributo oficial, el que antes de su muerte aún se desempeñaba como diputado y embajador en Perú, fue depositado en ese lugar.

"Estoy seguro que Tomás está reventando de alegría por esta juventud, por este pueblo, con estos trabajadores, con esta Nicaragua que venimos construyendo, solidaria, socialista, donde Tomás (estuvo) entre los hermanos mayores", resaltó Ortega, acompañado en la mesa de la adornada tarima principal por su esposa y vocera del gobierno Rosario Murillo y el cardenal Miguel Obando y Bravo.

No se vio, al menos en la tarima principal, a la mayoría de los demás comandantes que acompañaron a Borge y Ortega en la lucha contra Somoza. Esa ausencia visible podría interpretarse como muestra de las secuelas que dejaron las discrepancias y abandono de parte de muchos de los líderes guerrilleros históricos de las filas del Sandinismo.

Borge fue el segundo de los nueve comandantes guerrilleros del Frente que fallece. Carlos Núñez Téllez, a quien se le consideró el padre de la Constitución de 1987, murió en 1990. Por razones de discrepancias políticas o enojados por denuncias de corrupción en el gobierno sandinista, varios de los comandates optaron por apartarse, entre ellos Víctor Tirado López, Jaime Whellock Román, Henry Ruiz y Luis Carrión. Al menos a éstos no se les vio en la mesa principal y tampoco se los mencionó en el acto.

Muchas de las divergencias fueron, incluso, con Borge, que fue considerado un dirigente combativo y controversial.

Ortega, quien tras el primer gobierno sandinista (1979-90) regresó al poder en 2007 y 2011, dedicó pasajes de su largo discurso a hablar de la vida de Borge y aludir a los gobiernos aliados de Cuba, Venezuela, Bolivia y Ecuador, principalmente, y a saludar a las figuras latinoamericanas que acudieron al homenaje, entre ellos los cancilleres de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Ecuador, Ricardo Patiño, así como el ex presidente panameño Martín Torrijos, hijo del extinto gobernante militar de ese país, Omar Torrijos.

Obando y Bravo dijo antes de Ortega que Borge "se distinguió por ser un revolucionario con el más alto grado de patriotismo amando a Nicaragua sin importarle su propia vida".

"Quiero testimoniar que fue un factor clave en el diálogo para la búsqueda de la reconciliación que trajo la paz a Nicaragua", agregó el religioso.

¿Quién fue Tomás Borge?, se preguntó Ortega al final de su discurso. El mandatario dijo que la mejor respuesta era la dedicatoria que escribió el entonces presidente cubano Fidel Castro al libro de Borge "Un grano de maíz", que se basa en una conversación entre el comandante nicaragüense y el líder comunista cubano.

"El poeta, el orador, el escritor, el hermano que sus ideas brillantes y valientes prevalezcan", escribió Castro, el 13 de agosto de 1992. Esa precisamente es la fecha de nacimiento de Borge y Castro, mencionó Ortega.

"¡Que viva Tomas!, ¡Que viva Sandino!", en alusión al inspirador de la revolución sandinista Augusto César Sandino, que combatió la invasión de Estados Unidos en Nicaragua en los años 30.

Ortega prometió que de ahora en adelante se celebrará en el país el día del nacimiento de Borge, como se hace con Sandino y Fonseca.

Borge fue ministro del Interior durante el primer gobierno de Ortega, y fue acusado, entre otras cosas, de imponer una estricta censura de prensa y de clausurar varios medios críticos.

Indios miskito en la costa del Caribe lo acusaron de organizar el desplazamiento y matanza de los acusados de realizar actividades antisandinistas, dijo Marcos Carmona, presidente de la Comisión Permanente de Derechos Humanos.

Defensor acérrimo del Frente Sandinista y de Ortega, Borge escribió una vez que era "inconcebible la posibilidad del retorno de la derecha". Antes de las elecciones de 2011 juró que los sandinistas continuarían en el poder "para siempre".

El homenaje oficial comenzó con la participación artística de la cantante peruana Marcela Pérez Silva, viuda de Borge. El ataúd de madera del fallecido comandante fue trasladado desde el Palacio de la Revolución a la Plaza de la Fe por una guardia de honor. Tras el homenaje oficial, las autoridades regresaron el féretro para su sepultura al lado del mausoleo de Fonseca.

Varios disparos de cañones se realizaron en los instantes previos a la sepultura.

Más temprano, en el tributo en la Asamblea Nacional, el grupo de diputados de oposición valoró la lucha que libró Borge contra la dictadura de Somoza, pero no compartió sus ideales políticos.

La Bancada Democrática Nicaragüense, que agrupa a los 26 diputados del opositor Partido Liberal Independiente, estuvo presente casi con la mayoría de sus miembros en el homenaje póstumo que la Asamblea Nacional, dominada ampliamente por el oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), le ofreció a Borge el miércoles.

"Una persona como Tomás para mí es respetable en el sentido de que luchó por un ideal, independientemente de que no esté de acuerdo con él", dijo a The Associated Press el secretario ejecutivo de esa facción opositora, el diputado suplente Eliseo Núñez Morales.

El FSLN ostenta 63 de las 91 curules en la Legislativo.

El gobierno de Ortega decretó la víspera tres días de duelo nacional por la muerte de Borge, quien en vida había dicho que al morir quería que lo sepultaran al lado de su otrora camarada Fonseca, muerto en 1976. Ortega cumplió ese deseo.

___

Juan Zamorano está en Twitter como www.twitter.com/Juan_Zamorano

Cargando...

 

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK