Nicaragua: Fallece asesor estadounidense de Daniel Ortega

Associated Press
·3  min de lectura

MANAGUA (AP) — El estadounidense Paul Oquist, uno de los principales asesores del presidente Daniel Ortega y encargado de la fallida construcción del canal interoceánico de Nicaragua, falleció este martes por causas no divulgadas, informó la presidencia en Managua.

En una nota de prensa firmada por Ortega y por su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, ambos lamentaron la muerte de Oquist, quien fungía como ministro asesor de políticas nacionales y fue sancionado en octubre de 2020 por el gobierno de Estados Unidos, que lo acusó de violar los derechos humanos.

El funcionario fue muy cercano y leal a la familia Ortega Murillo desde que el excomandante sandinista fue presidente por primera vez, durante la revolución de la década de 1980. Entre 1990 y 2006 trabajó para organismos de Naciones Unidas.

Cuando Ortega volvió al poder en 2007, lo incorporó a su gabinete y en 2013 lo nombró secretario de la Comisión del Gran Canal de Nicaragua, a cargo de construir la vía interoceánica que financiaría un empresario chino por 50.000 millones de dólares, proyecto que nunca llegó a concretarse.

“Paul Oquist Kelly sirvió al pueblo, a las familias, a todos los nicaragüenses con amor, fidelidad, compromiso y valentía infatigables”, señaló la carta de Ortega y Murillo al destacar “su inteligencia especial, su visión fraternal, su propuesta de justicia y derechos para nuestro pueblo y para los pueblos del mundo”.

También destacó que tenía un “insuperable dominio de las relaciones internacionales, de los organismos, que conocía tan bien y con los que nos relacionaba de manera profunda y extraordinaria”.

La nota de prensa no reveló la causa del deceso de Oquist, pero medios de prensa independientes lo atribuyeron a COVID-19, enfermedad que también habría afectado a su esposa. Al respecto, la vicepresidenta Murillo declaró a medios oficiales que están “atentos al desarrollo de la salud de Pilar, su compañera, que también está enferma”, e hizo votos “para que pueda recuperarse”, aunque tampoco reveló qué enfermedad padece.

El gobierno de Nicaragua ha minimizado la pandemia de coronavirus, aunque desde el pasado 2 de marzo realiza una jornada de vacunación que hasta ahora ha inmunizado a algunos pacientes crónicos y mayores de 60 años.

Paul Oquist fue uno de los altos funcionarios sandinistas que en 2018 viajaron por el mundo para denunciar un supuesto “golpe de Estado” contra Ortega, como el gobierno llama a la revuelta social que estalló en abril de ese año y que fue sofocada violentamente por policías y paramilitares con un saldo de cientos de muertos, heridos, presos y miles de exiliados.

Por esta razón, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos lo incluyó en una lista de casi 30 allegados a Ortega que recibieron sanciones, entre los que destacan el jefe del Ejército, Julio Avilés, el presidente del Parlamento, Gustavo Porras, la propia Murillo y tres de los hijos de la pareja presidencial.

Al justificar las sanciones, Washington aseguró que Oquist actuó en foros internacionales con “la difusión de desinformación para encubrir los crímenes del régimen y las fechorías de horribles abusos a los derechos humanos”.

“En numerosas entrevistas con medios internacionales de habla inglesa y en reuniones con representantes extranjeros, Oquist ha difundido las falsas narrativas y propaganda del régimen de Ortega”, indicó el Departamento del Tesoro el 9 de octubre de 2020.