Nicaragua asistirá con una "posición ambigua" a la COP26, según un ambientalista

·2  min de lectura

Managua, 28 oct (EFE).- Nicaragua asistirá con una "posición ambigua" a la Cumbre de Cambio Climático (COP26), que arrancará el domingo en Glasgow (Escocia), ya que por un lado exigirá "justicia climática", pero por otro no hace lo propio para mejorar su situación, dijo este jueves el observador del evento por la sociedad civil nicaragüense, Amaru Ruiz.

"La posición de Nicaragua ha sido ambigua. Al principio no reconoció el Acuerdo de París (sobre medidas para la reducción de gases de efecto invernadero) y rectificó su posición para no quedarse fuera del Fondo Verde del Clima. Habla de justicia climática, pero no la ejerce en el país", dijo a Efe Ruiz, director de la Fundación del Río, en una entrevista telemática desde el exilio.

El ambientalista es buscado desde septiembre pasado por el Gobierno de Daniel Ortega por supuestamente "crear un clima de inestabilidad e inseguridad que pone en peligro la soberanía nacional", luego de denunciar asesinatos invasiones en territorios indígenas del noreste de Nicaragua.

Ruiz insistió en que la posición de Nicaragua respecto a las negociaciones del clima es invariable: "El discurso va por un lado y las acciones por otro", y puso de ejemplo el caso de las invasiones y asesinatos en bosques propiedad de los indígenas.

"Los territorios indígenas deberían contar con toda la protección para que disminuyan los procesos de invasión y de deforestación, pero vemos todo lo contrario: concesiones mineras, de monocultivos, procesos de invasión, asesinatos, incluso establecieron un decreto de aprovechamiento de recursos tras los huracanes Eta e Iota (2020). Eso va contra la capacidad de mantener emisiones reducidas netas positivas", advirtió.

Como producto de acciones como esas, Nicaragua, que necesita "con urgencia conservar y preservar los bosques", pierde 136.000 hectáreas de cobertura forestal cada año, de acuerdo con el ambientalista, casi el doble de las 70.000 hectáreas que perdía en 2007, cuando el presidente Ortega volvió al poder.

En esas condiciones, Nicaragua insiste en demandar a los países ricos que desembolsen 100.000 millones de dólares para que los países pobres, como el de Centroamérica, luchen contra el cambio climático.

"Pide fondos para los recursos naturales, pero no los destina a protegerlos. El presupuesto del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales anda en el 0,2 % del Presupuesto General de la República", criticó.

Asimismo, dijo que "cuando impactó el huracán Otto (2016) el régimen había comprado un seguro de pérdidas, lo cobró (1,6 millones de dólares), pero los recursos no llegaron a las comunidades indígenas afectadas".

Para el ambientalista, la "ambigüedad" del Gobierno de Nicaragua no quita que se trate de uno de los países más afectados por el cambio climático.

Ruiz consideró que mientras Nicaragua no haga coincidir su discurso con sus ejecuciones, el riesgo ante el cambio climático permanecerá alto.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.