Nicaragüenses celebran "La Gritería"

Más destacado

MANAGUA, Nicaragua (AP) — En un ambiente de algarabía, mezcla de fe cristiana y paganismo, miles de nicaragüenses celebraron el viernes por la noche el rito católico más alegre e importante del país: la fiesta de "La Gritería", dedicada a la Inmaculada Concepción de la Virgen María, patrona de Nicaragua y que ha sido propuesta como Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad ante la Unesco.

Personas de todas las edades y estratos sociales recorrieron las calles de ciudades de gran parte del país para rezar con cánticos y gritos a la Virgen María, entre fuegos artificiales y mucho ruido de petardos y matracas.

La fiesta, que es acompañada de abundante pólvora, inició a las seis de la tarde, tras el grito singular en parroquias y altares de "¿Quién causa tanta alegría?", a lo que la multitud responde al unísono, "¡La Concepción de María!"

Así empieza esta tradición cuyo origen, según estudiosos e historiadores del folclor y la tradición nicaragüense, se remonta a finales del siglo XVII, traída por frailes franciscanos a la ciudad occidental de León para luego extenderla a Granada, en el sureste, y después a todo el país.

Luego del grito de júbilo que da por iniciada la fiesta, comienza una romería en la que la gente hace explotar enormes cantidades de cohetes y pólvora.

Esta quema de pólvora se repite a medianoche del viernes, a las seis de la mañana del 8 de diciembre y al mediodía del sábado, que es el día preciso de la Inmaculada Concepción de María.

La Purísima —otro nombre de esta celebración— se festeja con rezos por nueve días en iglesias y casas de familia entre el 28 de noviembre y el 7 de diciembre, pero la "Gritería" es la jornada más especial.

Los fieles acompañados indistintamente por orquestas filarmónicas o de música popular elevan sus cantos y griteríos antes miles de altares que son confeccionados con ramas de árboles decorativos y flores que los devotos de la Virgen levantan luego de ahorrar todo el año para hacer este gasto en la noche de La Gritería.

También grupos de niños y adultos van de casa en casa donde hay altares para elevar cánticos y vivas a la virgen, por lo que son recompensados con frutas, dulces, comidas típicas, refrescos, juguetes y hasta utensilios caseros.

La peregrinación termina después de la medianoche, con quema de pólvora y lanzamiento de fuegos artificiales.

La Gritería que fue propuesta en octubre de éste año por el gobierno de Daniel Ortega ante Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, también se celebra en ciertas ciudades de Estados Unidos, Costa Rica y otros países donde viven miles de nicaragüenses.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK