Nicaragüenses regresan en masa a los cementerios tras la pandemia

Managua, 2 nov (EFE).- Miles de familias regresaron este miércoles en masa a los cementerios de Nicaragua con ocasión del Día de los Muertos, luego de permanecer más de dos años alejados parcialmente en el contexto de la pandemia de la covid-19.

Los dolientes acudieron a los cementerios como no lo hacían desde el 2 de noviembre de 2019, cuatro meses antes de que el coronavirus causante de la covid-19 fue detectado en Nicaragua.

Las flores, los rezos y las labores de limpieza de las tumbas por parte de los familiares predominaron en diferentes cementerios del país centroamericano, según pudo constatar EFE.

Al igual que los visitantes, el comercio se multiplicó alrededor de los cementerios, especialmente en la medida que pasaban las horas.

Aunque las visitas a los cementerios de Nicaragua no fue prohibida durante la pandemia, las autoridades locales suelen limitar el ingreso de personas que acompañan un féretro o de familiares que demuestran que van a remozar una sepultura.

En la víspera, el Gobierno de Nicaragua confirmó su decisión de otorgar este 2 de noviembre como día de asueto a cuenta de vacaciones para los empleados del Estado, tal como lo hace cada año.

Una parte del sector privado, incluido los bancos, cerró sus puertas al mediodía para dar a sus trabajadores la oportunidad de visitar a sus seres queridos que ya no están, una costumbre que los empresarios han establecido a través de los años.

El aumento de la afluencia a los cementerios de Nicaragua coincidió con la reducción del ritmo de muertes por la covid-19, que según el Ministerio de Salud no se presentan desde mediados de julio pasado.

Hasta ahora la cantidad de muertos por la pandemia en Nicaragua es de 245, según las cifras oficiales, mismas que se contradicen con las del Observatorio Ciudadano Covid-19, una red de médicos independientes que da seguimiento a la pandemia y que ha informado de 6.066 fallecidos por neumonía y otros síntomas del coronavirus.

En el interior de los camposantos, el Ministerio de Salud nicaragüense instaló centros provisionales de atención médica para asistir a personas con problemas cardíacos o de la presión, en caso de que fuera necesario.

Trabajadores del Estado y miembros de organizaciones ligadas al oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) rindieron homenajes a militantes del partido de gobierno en los diferentes cementerios.

Nicaragua es un país con 6,6 millones de habitantes, en el que los difuntos suelen ser recordados de manera constante y sus moradas son visitadas de forma masiva más de una vez cada año.

(c) Agencia EFE