Nicaragüenses piden protección a la virgen de Fátima ante prolongada crisis social

1 / 2

Imagen de la Vírgen de Fátima en la Catedral de Managua, el 25 de enero, traída desde Portugal

Imagen de la Vírgen de Fátima en la Catedral de Managua, el 25 de enero, traída desde Portugal (AFP | INTI OCON)

Miles de católicos pidieron este sábado a la virgen de Fátima que interceda por la paz, los perseguidos y los pobres en Nicaragua, sumido en una severa crisis política desde 2018 que deja un tendal de muertos, presos y exiliados.

"Te pedimos que toques el corazón de los gobernantes para que actúen con prudencia y por el bien", protección para "los perseguidos a causa de su fidelidad a la iglesia" y para quienes "sufren de miseria y opresión", demandaron los feligreses durante una ceremonia en la Catedral de Managua.

Al concluir la misa, más de un centenar de opositores exigieron frente a la Catedral la liberación de más de 50 disidentes que aún están presos.

"Le pedimos a la virgen que interceda por nosotros para que podamos lograr la libertad de nuestros hermanos que están sufriendo en la cárcel", dijo a la AFP el dirigente campesino de oposición Medardo Mairena, quien pasó varios meses preso por participar en las protestas del 2018.

La iglesia Católica nicaragüense recibió el viernes una imagen oficial de la virgen de Fátima de Portugal, con la que dio inicio este sábado a un jubileo mariano que extenderá hasta el 25 de julio del 2021.

La peregrinación por la virgen, que los nicaragüenses veneran como la "reina de la paz", arranca en medio de la crisis política que vive el país desde que estallaron las protestas antigubernamentales en 2018.

Según grupos humanitarios, la represión estatal a las manifestaciones dejó al menos 328 muertos, cientos de encarcelados, 85.000 exiliados, así como una profunda polarización política.

La persecución también afectó a muchos sacerdotes que apoyaron la demanda de salida del presidente Daniel Ortega, en el poder desde 2007, y asistieron a manifestantes heridos durante las protestas.

La virgen llegó para "para decirnos que superemos nuestros problemas, ella no quiere la confrontación entre sus hijos, no quiere el distanciamiento, ni la descalificación, porque ella ama a todos", afirmó el Arzobispo de Managua, el cardenal Leopoldo Brenes, durante la homilía.

La imagen atrajo a miles de creyentes que atiborraron el interior y las afueras de la Catedral, que cantaron melodiosas canciones religiosas.

"Demandamos la conversión de los gobernantes, que toque los corazones duros para que haya paz y una Nicaragua libre", dijo a la AFP la devota Marlene López.

"Que cese la represión al pueblo de Nicaragua y haya salud para todos", abogó por su lado una mujer que se identificó como Marbete.