El nicaragüense Ortega obtiene una contundente victoria en unas polémicas elecciones

·3  min de lectura

Por Daina Beth Solomon

SAN JOSÉ, 8 nov (Reuters) - Los primeros resultados de las elecciones de Nicaragua mostraron el lunes que el presidente Daniel Ortega se aseguró un cuarto mandato consecutivo con una aplastante victoria, en una votación que Washington calificó de "pantomima" debido a la supresión sin concesiones de sus oponentes por parte del veterano líder.

El Consejo Supremo Electoral de Nicaragua dijo que, con aproximadamente la mitad de los votos contados, un resultado preliminar daba a Ortega alrededor del 75% de los votos en las elecciones presidenciales, que habían sido ampliamente criticadas de antemano por las potencias occidentales, ya que Ortega se dedicó a encarcelar a sus rivales y a criminalizar la disidencia.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo en un comunicado emitido antes de que se anunciara el conteo provisional que Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, habían orquestado una "pantomima de elecciones que no fueron ni libres ni justas".

Antiguo guerrillero marxista que ayudó a derrocar la dictadura derechista de la familia Somoza a finales de los años 70, Ortega dice que defiende a Nicaragua de adversarios sin escrúpulos empeñados en derrocarlo con la ayuda de potencias extranjeras.

Ortega es el líder que más tiempo lleva en el poder en el continente americano, y las autoridades estadounidenses están considerando la posibilidad de imponer nuevas sanciones a su Gobierno, así como una revisión del papel de Nicaragua en un pacto comercial regional clave.

Biden pidió a Ortega que restablezca la democracia y libere a los líderes de la oposición detenidos. Hasta que eso ocurra, Estados Unidos utilizará todas las "herramientas diplomáticas y económicas" disponibles para que el Gobierno de Ortega rinda cuentas, dijo.

Sólo cinco candidatos poco conocidos de pequeños partidos aliados a los sandinistas de Ortega se presentaron a las elecciones.

"La mayoría de la gente que conozco decidió no votar, dicen que es una locura", dijo Noemí, una opositora al Gobierno de la ciudad portuaria oriental de Bluefields, que no quiso dar su apellido por temor a represalias.

"Lo que están haciendo aquí es una broma".

En la década de 1980, Ortega ejerció un único mandato como presidente antes de ser expulsado. Volvió a ocupar el puesto en 2007.

El domingo por la tarde, Ortega celebró los resultados de las últimas elecciones como una victoria concedida por la "inmensa mayoría de los nicaragüenses", y arremetió contra los opositores internos, llamándolos "demonios".

Miles de nicaragüenses han huido de su país desde la represión de las protestas antigubernamentales de 2018, en las que murieron más de 300 personas. Muchos de ellos se reunieron en la vecina Costa Rica el domingo en una muestra de desafío contra Ortega.

Se espera que el descontento prolongado alimente una mayor emigración hacia Costa Rica y Estados Unidos, donde este año se ha detenido un número récord de nicaragüenses en la frontera.

Los observadores internacionales de la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos no tuvieron permiso para participar en los comicios, y se prohibió la entrada al país a los periodistas extranjeros.

(Reporte de Daina Beth Solomon; Información adicional de Jake Kincaid; Edición de Dave Graham y Robert Birsel; Traducción de Darío Fernández)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.