Niño raptado en Alabama está bien tras rescate

MIDLAND CITY, Alabama, EE.UU. (AP) — La abuela de un niño de cinco años que estuvo casi una semana como rehén en un búnker subterráneo dijo el martes que el menor está bien físicamente, pero que ella teme que la odisea le afecte por el resto de su vida.

Betty Jean Ransbottom le dijo a The Associated Press que ella lloró todas las noches que el niño estuvo cautivo, y que apenas pudo dormir, en espera de noticias.

"Fue horrible. Nunca había pasado por algo tan horrible", dijo.

Ransbottom dijo que el niño parecía estar bien en el hospital el lunes tras el rescate, pero que la familia no está segura de cómo se encuentra mentalmente.

Dijo que un agente del FBI se quedó con la familia durante todo el tiempo, pero que las autoridades no han dado mucha información a los parientes, porque la investigación está en curso.

Los familiares se enteraron del rescate cuando un agente del FBI en la escena llamó por teléfono al agente que estaba en la casa familiar.

Debra Cook, hermana de Ransbottom, dijo que la familia se sentía agradecida por el respaldo y las oraciones de la comunidad. Volantes en el pueblo pidieron a los residentes orar por el niño, y muchos se congregaron todas las noches en vigilias por su regreso.

"Él ha pasado por una terrible odisea, y no sé si se va a sobreponer alguna vez", le dijo Cook a la AP. "Yo quiero que esté bien".

Previamente el martes, Cook le dijo a la cadena ABC que el niño estaba contento y jugando con un dinosaurio de plástico.

El niño fue secuestrado la semana pasada de un autobús escolar por Jimmy Lee Dykes, de 65 años, que mató a tiros al chofer del vehículo y se llevó al menor a un búnker en su propiedad. Las autoridades asaltaron el escondite tras determinar que Dykes estaba armado y crecientemente nervioso y que las negociaciones iban por mal camino.

Funcionarios escolares dijeron en una conferencia de prensa el martes que planeaban realizar una fiesta para celebrar el cumpleaños del niño, que es el miércoles, aunque no había fijado aún una fecha. La celebración, que muy probablemente se hará en el terreno de fútbol americano de la escuela secundaria local, honrará además la memoria de Charles Albert Poland Jr., el chofer calificado de héroe por sus acciones para proteger a la veintena de niños en el autobús.

Después de que agentes del FBI determinaron que se complicaban las conversaciones con Jimmy Lee Dykes, tomaron por asalto el pequeño refugio el lunes por la tarde y rescataron al niño. Las autoridades mataron al captor de 65 años, le informó un funcionario a The Associated Press.

El forense del condado de Dale, Woodrow Hilboldt, dijo el martes que las autoridades aún no habían sacado el cadáver de Dykes del búnker. Hilboldt dijo que no sabía cómo había muerto Dykes porque no había examinado el cuerpo. Agregó que el cadáver será llevado a Montgomery para la autopsia, aunque aclaró que no sabía exactamente cuándo va a ocurrir.

Mientras tanto, las autoridades federales mantenían silencio sobre detalles específicos del final del incidente.

Vecinos dijeron haber escuchado una explosión y disparos, pero el FBI no lo confirmó. Las autoridades además no explicaron cómo exactamente habían monitoreado a Dykes y al niño en un espacio tan reducido.

"Tenemos una escena grande del crimen que procesar", dijo Steve Richardson, agente especial de la oficina del FBI en Mobile. "No puedo hablar de las fuentes, técnicas o métodos que usamos. Pero puedo decirles que la parte positiva es que (el niño) está a salvo".

Wally Olson, jefe de la Policía del Condado de Dale, dijo que Dykes estaba armado cuando las autoridades entraron al búnker. Agregó que el niño estaba bajo amenaza pero declinó ofrecer más detalles.

"Por eso fue que entramos, para salvar al niño", explicó.

La familia del niño se reunió con el menor y fueron llevados a un hospital. Las autoridades han dicho que el niño padece del Síndrome de Asperger y de trastorno hiperactivo de déficit de la atención.

Richardson dijo que vio al niño en el hospital y que estaba riéndose, comiendo y "haciendo las cosas que hace un niño normal de 5 o 6 años".

El rescate del lunes coronó un intenso drama que interrumpió las vidas de muchos en un tranquilo pueblo de 2.400 habitantes, rodeado de cultivos de maní y algodón y ubicado unos 160 kilómetros (100 millas) al sureste de Montgomery, la capital del estado.

Cargando...

 

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK