Niños ocupan rol central en "Vía Crucis" reducido de Viernes Santo presidido por el Papa

Philip Pullella
·2  min de lectura

Por Philip Pullella

CIUDAD DEL VATICANO, 2 abr (Reuters) - El Papa Francisco presidió un reducido "Vía Crucis" que se llevó a cabo el viernes en una plaza de San Pedro vacía debido a las restricciones por el coronavirus, donde el pontífice escuchó a los niños contar sus miedos y sueños.

Fue el segundo año consecutivo en que la procesión, que conmemora las últimas horas de la vida de Jesús, no se lleva a cabo en el Coliseo de Roma desde que el Papa Pablo VI reintrodujo la tradición actual de la Pascua en 1964.

Velas en forma de una gran cruz salpicaban una plaza de San Pedro vacía, donde solo participaron unas 200 personas sentadas a ambos lados del Papa, inmediatamente frente a la Basílica de San Pedro.

Diferentes grupos escriben las meditaciones cada año. Esta vez fueron escritas por scouts de la región de Umbría y alumnos de una escuela en Roma, la mayoría de ellos aún niños.

Los niños leen meditaciones mientras un pequeño grupo se detiene 14 veces alrededor de la plaza para marcar cada una de las "Estaciones de la Cruz". La primera muestra cuando Jesús fue condenado a muerte por Poncio Pilato y la última cuando fue enterrado en una tumba.

Los comentarios de apertura, escritos en forma de diálogo infantil con Jesús, recordaron a los niños que se quedan sin comida ni educación o se ven obligados a ser soldados.

También mencionaron la vergüenza que sienten los niños cuando mojan la cama, la tristeza cuando los padres pelean y el miedo de contarle a un adulto un oscuro secreto por temor a que no les crean, lo que parece ser una referencia al abuso sexual.

Las meditaciones en cada estación intentaron relacionar las experiencias de los niños con las de Jesús. En la decimotercera estación, cuando Jesús es bajado de la cruz, un niño recordó haber visto a su abuelo ser llevado en una ambulancia y luego morir por el coronavirus.

Más temprano el viernes, Francisco se postró en el piso de una basílica de San Pedro vacía para rezar en el servicio de la "Pasión del Señor".

Francisco debe decir una misa de vigilia pascual el sábado y el domingo de Pascua, el día más importante del calendario litúrgico cristiano, entregará su mensaje "Urbi et Orbi".

(Reporte de Philip Pullella. Editado en español por Rodrigo Charme)