Niños de nivel básico anhelan ver a sus amigos

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 1 (EL UNIVERSAL).- Las clases en línea implementadas debido a la pandemia les han provocado durante estos meses sentimientos encontrados a los niños que cursan los niveles básicos.

Levantarse un poco más tarde ya que no deben salir de casa y no usar el uniforme, los hace felices, pero añoran otras cosas de ir a la escuela.

"Extraño ver a mis amigos y jugar con ellos a la hora del recreo, también quiero ver a mi maestra a la entrada como antes", compartió Áxel Román, alumno de tercer grado de la primaria "Maestra Rosario Castellanos Figueroa", en Azcapotzalco.

El interactuar con compañeros y profesores a través de herramientas tecnológicas, ha hecho a los estudiantes más hábiles y responsables, pero ha aumentado el trabajo en el hogar para los padres.

"A mí me gusta que mi mamá sea mi maestra y me enseñe, pero a veces me regaña más porque no le entiendo", confesó el pequeño, de 8 años.

Algunos niños, como Áxel, recuerdan con alegría lo que es asistir a las aulas y anhelan volver a ellas, a pesar del esfuerzo que implica.

"No me quiero levantar temprano para bañarme, pero sí quiero regresar a la escuela, me gusta más aprender ahí. También extraño la hora de la salida para jugar y comprar dulces", comentó.

Sin embargo, el coronavirus ocasionó que algunos pequeños ni siquiera pudieran ir a su primer día de clases, como ocurrió con su hermana Alexa, de casi 4 años.

"El año pasado que a ella le tocó entrar al kínder fue a través de internet, ni siquiera le compramos uniforme o una mochila", relató su mamá, Mayra Granados.

"Sólo conoce a sus compañeritos y a su maestra en la pantalla, me preocupa que cuando reabran las escuelas, les cueste mucho adaptarse".

Por el Día del Niño, Áxel y Alexa festejaron desde casa con un platillo especial preparado por sus padres como lo pidieron sus profesoras, quienes completarán la fecha especial con algunas sorpresas que dijeron haber preparado, aunque sea a distancia.