Niños afganos faltan a la escuela para mostrar solidaridad con las niñas

·5  min de lectura

Muchos niños en Kabul faltan a la escuela en solidaridad con sus compañeras, días después de que los talibanes reabrieran la escuela para niños, pero guardaron silencio sobre permitir que las niñas ingresen a las aulas.

El nuevo ministerio de educación dirigido por los talibanes, en un comunicado el viernes, ordenó a los funcionarios supervisar la reapertura de "madrasas, escuelas públicas y privadas y otras instituciones académicas del país" a partir del sábado para los niños de secundaria y preparatoria.

Sin embargo, la declaración no mencionó a las niñas. “Todos los estudiantes y profesores varones deben estar presentes en sus escuelas”, dijo.

Si bien se ha permitido que las niñas de hasta 12 años ingresen a las aulas, el razonamiento de los talibanes detrás de permanecer en silencio sobre las personas de más de este grupo de edad se debe a que este es el momento en que las niñas comienzan a menstruar como parte de su adolescencia formativa, según los expertos.

Rohullah, un estudiante de 18 años de la escuela de varones de Wahday, fue citado por el Wall Street Journal diciendo: “No fui a la escuela hoy para mostrar mi desacuerdo con los talibanes y para protestar por que prohibieran a las niñas ir a la escuela".

“Las mujeres constituyen la mitad de la sociedad. Esto demuestra que los talibanes no han cambiado. No me presentaré a la escuela hasta que las escuelas de niñas también estén abiertas”, agregó.

Los líderes de los talibanes han prometido apoyar la educación y el empleo de las mujeres, pero ha habido informes de mujeres que han sido enviadas de regreso a casa desde el trabajo.

Apenas el mes pasado, los líderes talibanes llamaron a los hombres para que regresaran a las oficinas gubernamentales, pero dijeron que las preocupaciones de seguridad lo hacían inseguro para las mujeres.

Leer más: Clima y COVID encabezan la lista en la Asamblea General ONU

“Prohibir que las niñas asistan a la escuela es como enterrarlas vivas”, dijo a The Washington Post Aryan Aroon, un activista y escritor de Afganistán que abandonó el país antes de que los talibanes tomaran el poder.

"No dejes que esta pesadilla se convierta en realidad", dijo.

“La educación de las niñas está fijando una generación. La educación de los niños puede afectar a una familia, pero la educación de las niñas afecta a la sociedad”, dijo un director de escuela en Kabul, identificado solo por el nombre de Mohammadreza, citado por Reuters.

Mientras las estudiantes asisten a clases universitarias, los talibanes han pedido a las autoridades que segreguen las aulas por género y, si eso no fuera posible, que separen a los niños de las niñas con una cortina.

A principios de julio, Reuters informó que, mientras los insurgentes talibanes tomaban territorio de las fuerzas gubernamentales en todo Afganistán, "los combatientes del grupo entraron en las oficinas del Banco Azizi en la ciudad sureña de Kandahar y ordenaron a nueve mujeres que trabajaban allí que se fueran".

Hasta ahora, solo las mujeres que trabajaban en los sectores de la salud y la educación han podido regresar al trabajo.

Un grupo de derechos de las mujeres, el Movimiento por el Cambio, celebró el domingo una conferencia de prensa y dijo que estaban planeando protestas callejeras si los talibanes no permitían la educación de las niñas y que las mujeres regresaran al trabajo.

El grupo liderado por la exlegisladora Fawzia Koofi ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para que condicione toda la ayuda a esta demanda.

En la primera conferencia de prensa de los talibanes después de su toma de posesión, la portavoz Zabihullah Mujahid dijo que las mujeres tendrían derecho a la educación, la salud y el empleo y que serían "felices en el marco de la sharia".

El ex presidente afgano, Hamid Karzai, se pronunció contra los talibanes el fin de semana y denunció las restricciones a la educación de las niñas. "No hay otra manera. Este no será un país que se sostenga por sí solo sin educación, especialmente para las niñas”, dijo en una entrevista con The Sunday Times.

La ONU también intervino después del anuncio de los talibanes sobre las escuelas el viernes, diciendo que no se debe mantener a las niñas alejadas de las aulas.

“La comunidad internacional no tiene muchas tarjetas, pero todavía tiene algunas, y debería usarlas en defensa de los derechos de las mujeres”, dijo Heather Barr, directora asociada de la división de derechos de las mujeres de Human Rights Watch. por WSJ.

Añadió que la comunidad internacional "se enfrenta a la difícil tarea de tratar de detener la crisis humanitaria, al mismo tiempo que ejerce influencia; esto es difícil pero no imposible si hay voluntad política".

Relacionados

Talibán dice a funcionarias de Kabul que se queden en casa

EEUU dice que ataque con drones en Kabul mató inocentes

EE. UU. admite que el ataque realizado con drones en Kabul mató a 10 civiles

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.