Niño de seis años sufre quemaduras de tercer grado en ataque de bullying: “Mami, me prendieron fuego”

·5  min de lectura

Era un día soleado de primavera cuando Dominick Krankall decidió atender la llamada del niño que vivía debajo de él y unirse a él y a algunos niños del vecindario para jugar al aire libre el domingo pasado.

El cálido abrazo que probablemente sintió el niño de seis años cuando lo llamaron para que se uniera a los demás, al menos uno mayor, el niño de ocho años que le hizo señas a su vecino para que saliera, duró poco, su hermana Kayla Deegan le contó a WNBC en la ciudad de Nueva York.

“Tan pronto como bajó las escaleras, el bravucón lo llamó por su nombre y lo atrajo a la vuelta de la esquina, y en cuestión de segundos regresó a la esquina mientras gritaba: ‘Mami, me prendieron fuego’”, describió el horrible incidente de esta semana que envió a su hermano menor al hospital con quemaduras de segundo y tercer grado que cubrían su rostro y piernas.

La Unidad de Investigación de Incendios y Explosiones de la Policía Estatal de Connecticut investiga el incidente junto con la Oficina del Jefe de Bomberos de Bridgeport, declaró un portavoz de la policía estatal a WNBC.

El incidente, según la hermana de Dominick, comenzó después de que el niño de ocho años, a quien etiquetó como el principal instigador y bravucón de Dominick, obtuvo acceso a un cobertizo cercano en el patio trasero de la casa de Louisiana Avenue.

Allí, hasta cuatro niños sacaron encendedores y algo de gasolina, informaron las autoridades de Bridgeport en el informe policial inicial. El siguiente paso, contó Deegan con una expresión de horror, fue atraer a su hermano menor al patio.

“Lo que hicieron fue verter gasolina en una pelota de tenis, tomaron un encendedor, lo encendieron y solo lo arrojaron directamente a la cara de mi hermano”, narró Deegan.

Dominick Krankall en el hospital recuperándose de un peligroso incidente de quemaduras que dejaron sus pequeños miembros y cara llenos de heridas (Go Fund Me)
Dominick Krankall en el hospital recuperándose de un peligroso incidente de quemaduras que dejaron sus pequeños miembros y cara llenos de heridas (Go Fund Me)

Luego, agregó, simplemente se escaparon, dejando que el niño en llamas regresara a casa con heridas que fácilmente podrían haber llevado a un pronóstico más inquietante.

“MI HERMANO DE SEIS AÑOS pudo haber muerto”, escribió Deegan en la página Go Fund Me de su hermano, que hasta el miércoles había recaudado más de US$70.000, muy por encima de la meta inicial de US$50.000.

“Va a quedar marcado de por vida física y mentalmente”, agregó.

Las ganancias de la recaudación de fondos se destinarán a ayudar a la familia a pagar las facturas médicas por el tratamiento de Dominick, cuyo pequeño cuerpo permanece vendado e hinchado por el incidente del domingo.

En una actualización publicada en la página el miércoles, la hermana de Dominick reunió la poca alegría que pudo dadas las circunstancias para transmitir lo orgullosos que estaban ella y su familia de informar que el martes fue la primera vez que el niño pudo pasar algunos pedazos de comida por sus labios todavía hinchados.

La hermana de Dominick Krankall dice que le gusta jugar afuera, andar en bicicleta, e ir de pesca. “Ahora tiene que estar en cama por MESES hasta que pueda caminar afuera de nuevo. Me rompe muchísimo el corazón”, escribió (Go Fund Me)
La hermana de Dominick Krankall dice que le gusta jugar afuera, andar en bicicleta, e ir de pesca. “Ahora tiene que estar en cama por MESES hasta que pueda caminar afuera de nuevo. Me rompe muchísimo el corazón”, escribió (Go Fund Me)

“Él también tomará sopa con un popote. Es una personita resistente”, escribió. Dominick, dijo, era un atleta entusiasta que disfrutaba pasar su tiempo al aire libre, ya fuera en bicicleta o jugar basquetbol con algunos amigos. Ahora, señala, tendrá suerte si llega a disfrutar aunque sea de algunas de esas actividades antes del otoño.

“Tiene que estar acostado en la cama durante MESES hasta que pueda caminar afuera de nuevo. Me rompe muchísimo el corazón”.

Dominick, a quien trasladaron de emergencia al Bridgeport Hospital a las 4 pm del domingo, permanece en la unidad de quemados, pero los médicos que lo tratan le dijeron a WNBC que esperan que se recupere, aunque tuvo suerte de sobrevivir al ataque.

Según los Institutos Nacionales de Salud, las quemaduras que superan el 30 por ciento de la superficie corporal de una persona pueden ser potencialmente fatales, aunque con los avances en el tratamiento, las personas con quemaduras que cubren el 90 por ciento de su cuerpo pueden sobrevivir, según el Instituto Nacional de Ciencias Médicas Generales. Sin embargo, a menudo quedan con un deterioro permanente y cicatrices.

Si bien la familia se toma el tiempo para celebrar las pequeñas victorias de Dominick en su camino hacia la recuperación, como comer sopa con un popote, ellos también han dicho que toda la experiencia los ha dejado marcados y están decididos a buscar justicia para él.

Los miembros de la familia acusaron al vecino de abajo de hacerle bullying a Dominick Krankall, de seis años, durante gran parte del año (Go Fund Me)
Los miembros de la familia acusaron al vecino de abajo de hacerle bullying a Dominick Krankall, de seis años, durante gran parte del año (Go Fund Me)

Maria Rua, la madre del niño, le explicó a WTNH en una entrevista que cree que el niño que le hizo señas a su hijo para que saliera, el niño de ocho años que vive debajo de ellos, ha molestado a su hijo durante un año y que el presunto bravucón “lanzó deliberadamente una pelota saturada de gasolina que le predndió fuego en la cara a mi hijo”.

“Lo llamaron por su nombre para que se diera la vuelta. Se la tiraron a Dominick y lo dejaron solo afuera para que muriera”, añadió Rua. Está hinchado con ampollas. Ya ni siquiera puedes ver sus hermosos ojos”.

Su hermana está alineada de manera similar en el camino para encontrar justicia para su hermano pequeño, y le contó a WNBC que estaba “harta” de que no solo conocen a la familia que creenresponsable de poner a su hermano en el hospital, sino que parece que “no se hace nada”.

“Esto debe verse en todas partes para que todos conozcan la historia de Dom y lo que tuvo que pasar, y hasta qué punto llegó para que, con suerte, alguien hiciera algo”, aseveró.

Según los informes, la madre del niño de ocho años que supuestamente arrojó la pelota de tenis empapada en gasolina a su vecino niega que su hijo haya cometido eso, informó WNBC.

No se han presentado cargos contra nadie involucrado en el incidente del domingo hasta el miércoles, y las autoridades no han identificado al niño de ocho años ni a su familia.

A pesar de las terribles circunstancias, los padres de Dominick lograron encontrar un rayo de esperanza mientras contenían las lágrimas durante una entrevista con el medio de comunicación local, News 12 , en Connecticut.

“Es un campeón”, dijo el padre del niño, Aaron Krankall, mientras que su madre agregó: “Gracias a Dios que no necesita cirugía”.

The Independent contactó a la Policía Estatal de Connecticut para obtener comentarios sobre la investigación.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.