Niña que quedó huérfana en tiroteo de Uvalde escribe desgarrador mensaje para sus padres

·2  min de lectura

La hija adolescente de una de las maestras fallecidas en el tiroteo en la escuela de Texas en Uvalde la semana pasada ha escrito una emotiva carta a sus padres, y les prometió luchar por ellos por el resto de su vida.

Lyliana García, de 15 años, escribió la carta días después de que su madre, Irma García, fuera baleada por el pistolero Salvador Ramos el martes pasado. El tiroteo cobró 21 vidas, incluidos 19 niños y dos maestras.

El afligido esposo de García, José Antonio, sucumbió a un paro cardiaco dos días después del tiroteo, el cual la familia ha relacionado con el asesinato de su pareja.

“Sus nombres no serán olvidados”, escribió Lyliana en un mensaje durante el fin de semana en el homenaje en la plaza frente al juzgado de Uvalde, según un informe de The Mirror.

“Papá, sé que esto fue demasiado para ti. Tu corazón no pudo soportarlo”.

Ella agregó: “Pasaré el resto de mi vida luchando por ti y por mamá. Sus nombres no serán olvidados. Tu hija, Lyliana”.

Las personas que están en duelo por los estudiantes han dejado sus mensajes, flores, tarjetas y rosarios en el homenaje a las víctimas.

También se ha agregado una cruz con el nombre de Antonio en el sitio del monumento.

Antonio y García, quienes se conocieron en la escuela secundaria y se enamoraron, se casaron en 1997 y serán enterrados en una ceremonia privada el miércoles en la Iglesia del Sagrado Corazón de Uvalde.

“Irma Linda García de Uvalde, Texas, fue recibida por nuestro Señor y Salvador mientras protegía desinteresadamente a sus ángeles el 24 de mayo de 2022 en Uvalde, Texas, a la edad de 48 años”, se lee en un aviso compartido en el sitio web de la morgue local.

Agregó: “José Antonio García se unió al amor de su vida y también fue recibido en los brazos de su esposa, Irma y nuestro Señor el 26 de mayo de 2022”.

El tiroteo de Uvalde ha sido registrado como el ataque de este tipo más mortífero en Estados Unidos en casi una década.

Ambas maestras, García y Eva Mireles, intentaron proteger a los estudiantes en la escuela primaria mientras Ramos los atacaba.

Usó un rifle AR-15 para matar a los estudiantes de cuarto grado. Los oficiales de policía dijeron que Ramos había comprado el rifle unos días antes, cuando cumplió 18 años.

El adolescente había abandonado sus estudios y no tenía antecedentes penales ni antecedentes de enfermedad mental.

Los funcionarios que investigan el tiroteo todavía están tratando de entender el motivo detrás de la masacre.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.