La niña del abrigo rojo de ‘Schindler’s List’ ahora ayuda refugiados ucranianos en Polonia

·6  min de lectura
Oliwia Dabrowska de adulta haciendo trabajo voluntario para apoyar a los refugiados ucranianos (izquierda) y de niña en ‘Schindler’s List’ (derecha)  (Izquierda: cortesía de Oliwia Dabrowska — Derecha: Moviestore/Shutterstock)
Oliwia Dabrowska de adulta haciendo trabajo voluntario para apoyar a los refugiados ucranianos (izquierda) y de niña en ‘Schindler’s List’ (derecha) (Izquierda: cortesía de Oliwia Dabrowska — Derecha: Moviestore/Shutterstock)

Oliwia Dabrowska es una persona normal que nunca tuvo la intención de hacerse famosa. Tiene 32 años y vive en su Polonia natal con su esposo y su perro rescatado. Solía ser bibliotecaria, pero cambió a trabajar como redactora independiente para obtener una mejor paga. Le encantan los libros y ocasionalmente se ofrece como voluntaria para una organización de rescate de perros.

“Es difícil decir algo sobre mí misma”, le dice a The Independent. “Puedo contarte hechos, pero los hechos no me describen. No puedo juzgarme a mí misma. Espero ser una buena persona. Eso es todo lo que puedo decir”.

Sin embargo, para millones de personas, hay una imagen de Dabrowska que es abrumadoramente familiar. Cuando tenía tres años, fue elegida para Schindler’s List. Interpretó a la niña del abrigo rojo, uno de los pocos elementos de color en la película principalmente en blanco y negro. Para el director Steven Spielberg, la chica del abrigo rojo simbolizaba la inacción de los gobiernos durante el Holocausto: “No se hizo nada para frenar el progreso industrializado que los nazis estaban logrando en la aniquilación total de los judíos europeos”, dijo una vez el director al periodista Richard Schickel. “... Así que ese fue mi mensaje al permitir que esa escena fuera en color. Era tan obvio como una niña con un abrigo rojo caminando por la calle”.

Tal como ella lo cuenta, la elección de Dabrowska en Schindler’s List fue casi un accidente. Cuando la película entró en producción en Cracovia, dice, el equipo de producción necesitaba muchos extras. Bromea diciendo que la mitad de la población de la ciudad de 700.000 habitantes debe haberse involucrado en la película. Su madre, sus abuelos, su tía y varios de los amigos de su madre fueron extras. En algún momento, la madre de Dabrowska recibió información para el casting de la niña del abrigo rojo. Dabrowska asistió a la audición con su abuelo porque no había nadie más disponible para llevarla.

“Nunca le pregunté [a Spielberg] por qué me eligió a mí, pero creo que fue porque no era tímida, no tenía miedo”, dice. “Y yo no estaba interesada, en realidad. No estaba tratando de mostrarle a Steven Spielberg mi mejor cara. Había otras chicas que estaban allí con sus madres. Era como un concurso, una competencia”. Se ríe del recuerdo: “A mi abuelo tampoco le interesaba. Él solo me cuidó. Así que yo podía hacer lo que quisiera”. Al final, ella cree que su comportamiento natural fue la razón por la que la eligieron.

Oliwia Dabrowska como la niña del abrigo rojo en ‘Schindler’s List’ (1994) (Moviestore/Shutterstock)
Oliwia Dabrowska como la niña del abrigo rojo en ‘Schindler’s List’ (1994) (Moviestore/Shutterstock)

Dabrowska no recuerda mucho de la filmación. “Mis recuerdos reales son más sentimientos que hechos”, dice ella. Muchas de las anécdotas que conoce se las contó su madre. Ella impactó una escena específicamente, me dice: en un momento durante la filmación, la niña del abrigo rojo tuvo que meterse debajo de una cama. Dabrowska tenía miedo de la oscuridad (y de las posibles arañas) y no quería entrar con la cabeza primero, sino con las piernas primero. “Steven Spielberg aceptó este cambio, y eso está en la película”, dice con una sonrisa. “Así que tuve un poco de influencia”.

Después de la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero, Dabrowska recordó el personaje que interpretó, y eso la impulsó a hacer algo. Para ella, la niña del abrigo rojo era un símbolo de trauma, que encarnó las atrocidades del Holocausto y de la segunda guerra mundial. El 9 de marzo, compartió una obra de arte de la misma niña, esta vez con un abrigo azul, sobre un fondo amarillo, a juego con los colores de la bandera de Ucrania. Inspirada en conversaciones con dos de sus amigas, Dabrowska volvió a imaginar a la niña del abrigo azul como una representación de la sanación después de un trauma. “Ella siempre fue el símbolo de la esperanza”, escribió en Instagram. “Hay que dejar que lo vuelva a ser”. La publicación surgió después de que Dabrowska se involucrara con voluntarios en la zona para ayudar a los refugiados ucranianos, ayudándolos a encontrar vivienda y transporte. El grupo comenzó con pocas personas, pero ahora tiene más de 200 miembros. Dabrowska ahora dedica la mayor parte de su tiempo al trabajo voluntario.

En un caso, Dabrowska ayudó a organizar un esfuerzo para brindar insulina a personas diabéticas. En otro momento, una chica de 19 años le envió un mensaje de texto diciéndole que llegaría en tren y que estaba buscando un lugar para quedarse. “No es muy seguro para las niñas que están solas”, dice Dabrowska. “Hay mucha gente mala en el mundo”. Le envió un mensaje de texto a la joven de inmediato y la ayudó a encontrar un lugar a donde ir. Una vez, Dabrowska estaba en casa después de un largo día cuando recibió una llamada alrededor de las 10 pm. Una madre viajaba sola con su hijo; tenía programado tomar un autobús a Berlín, Alemania, al día siguiente, pero necesitaba un lugar para pasar la noche. Dabrowska llamó a un amigo y ayudó a asegurarse de que la madre se quedara en un lugar seguro.

Dabrowska y el resto de su grupo tienen una amplia jurisdicción en términos de lo que harán y a quién ayudarán. Han coordinado el transporte para las personas que cruzan la frontera de Ucrania a Polonia. Han ayudado a los refugiados a encontrar vivienda y una manera de viajar allí. Se han coordinado con otros voluntarios para ayudar a satisfacer las necesidades de todos. Y el esfuerzo no ha pasado desapercibido.

El trabajo voluntario de Dabrowska, junto con las imágenes de la niña del vestido azul, han sido noticia en todo el mundo. Cuando hablamos, me dijo que había estado dando entrevistas durante dos semanas, a veces cinco o seis por día.

Esta ha sido su primera incursión en el ojo público desde su carrera como actriz. Después de Schindler’s List, Dabrowska hizo comerciales y tuvo algunos créditos más en la pantalla. Sin embargo, al final dejó de actuar porque no quería pasar su infancia asistiendo a audiciones. “Tal vez no tenía tanto talento”, dice ella. “Era una época diferente. No había Internet, ni computadora en mi casa. Así que había menos posibilidades de encontrar oportunidades”. Ella volvió a la vida normal.

Oliwia Dabrowska y otros voluntarios trabajan para apoyar a los refugiados de Ucrania (Cortesía de Oliwia Dabrowska)
Oliwia Dabrowska y otros voluntarios trabajan para apoyar a los refugiados de Ucrania (Cortesía de Oliwia Dabrowska)

Dabrowska habla de su trabajo con refugiados con respeto, empatía y compasión. La mejor forma en que la gente puede ayudar, desde los EE.UU. y otros países, es a través de donaciones financieras, dice ella. Inició una recaudación de fondos en línea con el objetivo de recaudar €43.000 (US$46.000 o £36.000). Si las personas quieren donar bienes, pueden enviar suministros de primeros auxilios (menciona específicamente vendas y torniquetes), así como ropa para soldados ucranianos, zapatos, calcetines, ropa interior nueva y alimentos con una larga vida útil, como productos enlatados. Pero el dinero, dice, es el recurso más importante, porque los voluntarios pueden asignarlo a las necesidades más apremiantes. “La gente no quiere hablar de dinero. No les gusta”, añade. “Pero debo ser honesta: es importante. Necesitamos esa ayuda”.

Al trabajar con refugiados, ha sentido el peso del trauma que enfrentará su generación. “Nunca los entenderé, pero puedo hacer todo lo posible para ayudarlos”, dice. “Pero también es un sentimiento muy triste, porque incluso si estoy haciendo todo lo que puedo, nunca será suficiente. Las necesidades son mayores que las capacidades de nuestro grupo de voluntarios... Esto es muy difícil, pero no paramos. No nos detendremos”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.