Niña de 3 años murió después de que su padre le cayera encima en un parque infantil

·2  min de lectura
 (Give A Little)
(Give A Little)

La muerte de una niña de tres años cuyo padre le cayó encima en un patio de recreo ha sido calificada como un “accidente”.

Amberlie Pennington-Foley murió tras el incidente en un parque de Upper Hutt, ciudad cercana a Wellington (Nueva Zelanda), el 27 de agosto del año pasado.

La niña había estado jugando con su padre Robert, que se trasladó del Reino Unido a Nueva Zelanda con su esposa en 2011, en un patio del parque cercano a su casa.

El informe del forense emitido esta semana dice que la pareja había estado jugando en un equipo conocido como Supernova -un anillo de plástico giratorio suspendido en el aire - cuando ocurrió el accidente.

Según el informe, Foley perdió el equilibrio mientras estaba en la Supernova y cayó encima de su hija. La niña sufrió graves lesiones en la cabeza y el cuello, así como en el cerebro y la médula espinal, a consecuencia del impacto.

Según el informe, Amberlie estaba sentada en la parte más alta del aro mientras su padre se situaba en el otro extremo, más cerca del suelo. Comenzó a dar pasos de un lado a otro, haciendo que la rueda girara suavemente.

Leer más: Mujer muere tras quedarse inconsciente en una montaña rusa

“Después de repetir esta secuencia de pasos laterales hacia un lado y luego hacia el otro unas cuantas veces, Foley empezó a perder el equilibrio”, precisa el informe.

Al intentar saltar del aro, la rueda giró y él cayó, aterrizando con todo su peso sobre la cabeza y el cuello de su hija, informó el forense.

“Cuando Foley se levantó del suelo, vio a Amberlie salir de la plataforma de asientos. Estaba de pie, pero se tambaleaba mucho”, detalla el documento del forense.

También notó algo de sangre alrededor de la nariz y en la parte superior y decidió llevarla a una clínica médica que estaba a pocos minutos de distancia, pero cuando llegó, ella estaba pálida y no respondía.

El personal de la clínica médica llamó inmediatamente a una ambulancia, pero a pesar de los intentos de reanimación, no se la pudo salvar.

El forense concluyó que su muerte no se debió a un fallo o defecto del equipo ni a una negligencia por parte de su padre.

“Su muerte fue un trágico accidente en el verdadero sentido de la palabra”, dijo.

“No me sorprendería saber que muchos otros padres habían operado previamente el Supernova de manera similar sin incidentes graves”.

“Habría sido difícil prever que Amberlie pudiera sufrir tal daño mientras jugaba con este equipo”.

Relacionados

Bolivia: niña boxeadora desafía al COVID en pos de su sueño

Niña transgénero de 11 años demanda a Virginia Occidental por prohibirle participar en equipos de niñas

"¡Esa es mi hija!", dice mujer al ver niña migrante en la TV

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.