Niña de 10 años obligada a viajar para abortar después de que se le negara en Ohio provoca indignación

·4  min de lectura

Un impactante caso de abuso infantil subraya cuán restrictivas se volvieron las leyes de aborto en los estados republicanos desde la anulación de Roe vs. Wade a manos de la Corte Suprema de EE.UU. en junio.

Horas después de la decisión del tribunal superior, Ohio prohibió cualquier aborto después de las seis semanas de embarazo, un punto en el que muchas mujeres aún no saben que están embarazadas.

La nueva ley significó que una niña de 10 años que había sido violada y estaba embarazada de seis semanas y tres días no podía abortar en el estado, según un informe del Indianapolis Star.

En cambio, la niña tuvo que viajar al vecino estado de Indiana para acceder a un aborto, una de las muchas que ahora se ven obligadas a cruzar las fronteras estatales para recibir servicios de aborto. E incluso esto pronto puede dejar de ser una opción para las mujeres embarazadas en estados cercanos como Kentucky y Ohio con leyes de aborto restrictivas.

A fines de julio, la legislatura de Indiana realizará una sesión especial en la que considerará más reglas sobre el aborto.

“Es difícil imaginar que en tan solo unas pocas semanas no podamos brindar esa atención”, le comentó al Star la Dra. Caitlin Bernard, obstetra y ginecóloga de Indianápolis que trató a la niña de 10 años.

La historia de la niña de 10 años provocó indignación en todo el país, y los defensores del aborto argumentan que el Partido Republicano no puede afirmar que se centra en proteger la vida cuando obliga a las víctimas de abuso infantil a completar sus embarazos.

“La plataforma del Partido Republicano: embarazos ordenados por el gobierno para niñas de 10 años”, declaró el sábado el gobernador de California, Gavin Newsom.

“La santurronería implacable con la que activistas contra el aborto reclaman la superioridad moral mientras obligan a las niñas de 10 años y a las víctimas de violación a permanecer embarazadas contra su voluntad es perversa y repulsiva”, agregó el comentarista legal Mark Joseph Stern en Twitter.

El domingo, Kristi Noem, la gobernadora de Dakota del Sur, vista como una estrella en ascenso en el Partido Republicano, defendió las leyes contra el aborto, incluida la de Dakota del Sur, que significaría que la niña de 10 años de Ohio tendría que tener a su bebé.

Noem dijo que la “horrible” historia de la niña la mantendría despierta por la noche, pero que, en última instancia, los estados como Dakota del Sur, que prohíben todos los abortos excepto para salvar la vida de la mujer embarazada, hacen lo correcto.

“Lo que diría es que no creo que una situación trágica deba ser perpetuada por otra tragedia”, le comentó Noem a CNN. “Hay más que tenemos que hacer para asegurarnos de que de verdad vivimos una vida que dice que cada vida es preciosa, sobre todo las vidas inocentes que han sido destrozadas como las de esa niña de 10 años”.

Cuando la presentadora Dana Bash la presionó sobre si obligar a una niña a tener un hijo se consideraba un riesgo médico para la madre, Noem evadió la pregunta.

“Esa situación, los médicos, la familia, las personas más cercanas a eso tomarán las decisiones allí por esa familia”, respondió.

Las prohibiciones al aborto en algunos estados son absolutas, sin excepciones para las víctimas de violación, incesto y abuso.

Pero los críticos dicen que no es solo el extremismo republicano lo que expone la historia de la niña de 10 años. Argumentan que también destaca la urgencia de usar todo el poder del gobierno federal para restaurar el acceso al aborto.

Activistas por el derecho al aborto protestan en la calle cerca de la Corte Suprema de EE.UU. (Getty Images)
Activistas por el derecho al aborto protestan en la calle cerca de la Corte Suprema de EE.UU. (Getty Images)

La administración de Biden se comprometió a realizar cosas como mantener el acceso ya legal a los servicios de aborto basados en medicamentos por correo, pero no ha hecho nada que cambie el nuevo statu quo.

En cambio, muchos de los principales demócratas instaron a los fieles del partido a que se presenten a las elecciones de noviembre porque, como dijo Biden, “este otoño, Roe está en la boleta electoral”.

Algunos argumentan que este es el equivalente de izquierda de los republicanos que piden “pensamientos y oraciones” después de la violencia armada: la apariencia de cuidado, pero la ausencia de acción.

“La niña de 10 años de Ohio merece que alguien luche por ella”, escribió la exsenadora estatal de Ohio, Nina Turner, en Twitter el sábado.

“A una niña de 10 años se le negaron los servicios de aborto en Ohio. 10”, continuó. “Así que no, no estoy de acuerdo con que la respuesta federal del Partido Demócrata sea solo ‘votar en noviembre’. Los residentes de mi estado no pueden esperar hasta noviembre y las niñas de 10 años no pueden votar”.

En cambio, hizo un llamado a la administración de Biden para que dé luz verde a instalar clínicas de aborto en tierras federales y presione a los reticentes en el Senado para que acepten sus llamados a crear una excepción al filibusterismo (u obstrucción parlamentaria) para aprobar una ley que codifica Roe.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.