Neymar sigue sin digerir su decepción mundialista

Definitivamente, el post-Mundial está siendo bien complicado para Neymar. Expulsado contra el Estrasburgo, este domingo tampoco fue protagonista en el juego del París SG, que encajó en Rennes (1-0) la segunda derrota de la temporada.

En la reanudación de la Ligue 1 tras el parón por la cita catarí, contra el Estrasburgo, Neymar sí comenzó bien, pero vio dos tarjetas amarillas en apenas unos minutos y acabó expulsado después de simular de manera descarada un penal.

Esa expulsión supuso su ausencia por sanción en el partido contra el Lens (2º), en el que el París SG cosechó su primera derrota del curso tras perder 3-1 el pasado 1 de enero.

Reapareció el pasado miércoles contra el Angers, pero se mostró muy errático a pesar de que el líder de la Ligue 1 resolvió el encuentro sin dificultades por 2-0.

En Rennes, a Neymar no le llegaron casi balones pese a que se desmarcó bien en varias ocasiones y cuando bajó a la medular para participar más en la construcción, tampoco generó acciones de peligro ante el arco bretón.

Nada más comenzar el partido ya se enfadó con su marcador Christopher Wooh, al considerar que estaba demasiado encima de él. Pero el defensor local no cayó en la trampa y desbarató dos minutos después el intento de sombrero del brasileño.

- Enfadado y pitado por el público rival -

En una combinación con Lionel Messi, Neymar fue uno de los primeros parisinos en llegar con cierto peligro a la portería rival, pero una rápida intervención del capitán Hamari Traoré impidió el remate de 'Ney' (11º).

Después de tenerse que atar en varias ocasiones los cordones de sus botines, el brasileño protagonizó un intenso duelo con Lovro Majer, en una repetición del intenso partido de cuartos de final entre Brasil y Croacia en el Mundial de Catar que acabó con la eliminación de los sudamericanos en los penales.

Infatigable en la presión, el croata robó un balón a Neymar y lanzó a Arnaud Kalimuendo, quien sacó un golpe franco en la frontal del área, una acción que no agradó al entrenador parisino Christophe Galtier (32º).

En la segunda parte volvió a cometer una peligrosa falta al borde del área, que Majer estuvo cerca de convertir en el primer gol del partido, evitado por Gianluigi Donnarumma con una gran atajada de puños (56).

Como suele ser habitual siempre que el París SG juega lejos del Parque de los Príncipes, el público local tampoco se ahorró pitos y abucheos cada vez que Neymar acabó por los suelos, como después de recibir una falta del joven internacional camerunés Christopher Wooh (40).

Esta vez, Neymar tampoco fue ayudado por sus compañeros. Una vez que encontró a Messi en un saque de esquina, el argentino mandó la pelota a las nubes (43).

El brasileño, al que le fue anulado un gol contra el Angers el pasado miércoles, tuvo la última ocasión para empatar contra el Rennes, pero el arquero local Steve Mandanda fue más rápido en llegar a la pelota que Neymar en el descuento.

Tras la eliminación de Brasil en el Mundial, Neymar ya lo advirtió en un mensaje en su Instagram: "Estoy destruido psicológicamente. Sin duda esta fue la derrota que más me dolió, que me paralizó durante diez minutos y luego me hizo romper en llanto sin parar. Va a doler por muuuuucho tiempo, lamentablemente".

De momento no parece que se haya recuperado del disgusto.

fcc/mcd/dam