Netflix estrena docuserie sobre Lori Vallow, acusada de matar a dos de sus hijos que, dijo, eran zombies

·5  min de lectura

Involucrada en varios crímenes, incluyendo el de sus dos hijos, Lori Cox, a quien también se le conoce como Lori Ryan Vallow, Lori Vallow Daybell y Lori Ryan Daybell, está por enfrentar un juicio en Estados Unidos, por lo que Netflix estrenó una miniserie documental de tres capítulos el pasado 14 de septiembre.

“Lori Vallow tiene muchas caras. La de madre, hermana, esposa y mentirosa. No sé si alguna vez sabremos exactamente qué motivó a Lori a cometer crímenes tan atroces”, dijo Skye Borgman, directora de la serie.

Nacida un 26 de junio de 1973, en San Bernardino, California, Lori parecía una persona normal, salvo por haber contraído matrimonio cuatro veces; junto a su quinto y último esposo, Chad Daybell, se le responsabiliza de la muerte de Tylee Ryan, de 17 años; y de Joshua Jackson “J.J.” Vallow, de 7, en el 2019.

Cuando se casó con Joseph, su tercer esposo, Lori ya tenía un hijo, al que le dio su apellido; en el 2002, tuvieron una hija. Después, junto a Charles Vallow, su cuarto esposo, adoptó además a su sobrino nieto, quien padecía autismo.

En la serie que estrenó la cadena de streaming, puede verse a Colby Ryan, el hijo mayor de Lori, quien la confronta por teléfono por la desaparición y muerte de sus hermanos.

“Bueno, lamento que no entiendas completamente la situación”, responde ella a través del teléfono de la penitenciaría.

Lori también se considera responsable en la muerte de Charles Vallow, con quien se casó en Las Vegas en el 2006; y de Tammy Daybell, la primera esposa de Chad, con quien se casó en el templo Manti de Utah, en 1990, y con quien fundó Spring Creek Book Company, que se dedica a editar literatura religiosa, de corte apocalíptico y sobrenatural.

En el 2007, se reveló que Lori contrató a su hermano, Alex Cox, para matar a su tercer esposo, Joseph Ryan. El mismo año en que Chad Daybell publicó su primera novela Standing in Holy Places, una serie de la que, según fuentes cercanas, Lori se hizo fanática y ferviente creyente.

¿Cómo inició la relación entre Lori y Chad que terminó en la muerte de los menores?

Ambos se conocieron en octubre de 2018, en la conferencia Preparing a People, un grupo creyente en el Apocalipsis que forma parte de la Iglesia de los Santos de los Últimos Días, en St. George, Utah, en donde Daybell se presentó como orador. A partir de ahí, comenzaron a discutir la forma en que sus creencias religiosas justificaban la muerte de los niños.

Chad, quien aseguraba tener el poder de ver el futuro gracias a sus encuentros cercanos con la muerte, convenció a Lori, quien era fanática de sus libros, de que el día final se acercaba y que sólo los “elegidos” sobrevivirían al Apocalipsis, y comenzaron a idear teorías sobre el Armagedón.

En enero del 2019, Lori le dijo a su entonces esposo, Charles Vallow, que había sido transformada en “un ser que no puede probar la muerte, enviado por Dios para guiar a los 144,000 al Milenio”. En febrero, Charles pidió el divorcio alegando que había amenazado con matarlo si él trataba de detener su preparación para “la segunda venida (de Dios)” en julio del 2020.

En julio de 2019, durante una supuesta pelea, Alex Cox mata a Charles Vallow y Lori, quien ese día se enteró que ya no era beneficiaria del seguro de vida de su esposo, comienza una relación con Chad Daybell.

La muerte de dos niños acusados de ser “espíritus obscuros”

En septiembre, Lori lleva a Tylee y J.J. a Yellowstone, junto con su hermano, Alex Cox, fue la última vez que se vio a la menor con vida. Después, sacó a su hijo de la escuela y aseguró que lo educaría en casa. Casi un año después, en junio del 2020, sus restos fueron encontrados en el patio trasero de la casa de Chad Daybell.

Según los reportes, los restos de Tylee estaban desmembrados y quemados dentro de una bolsa, mientras que el cuerpo de “J.J.” se encontró envuelto en otra bolsa de plástico negra, atado con cinta de embalar y con una bolsa blanca cubriendo su cabeza.

Tras la muerte de Tammy, en octubre del 2019, Chad y Lori se casaron en Hawaii, cuando sus dos hijos tenían seis semanas sin verse con vida y se entregaron alianzas que Lori compró en Amazon a inicios de octubre, antes de la muerte de la mujer de Chad.

Alex Cox, quien se cree fue cómplice de Lori en varias de las muertes, murió de supuestas causas naturales en diciembre del 2019, debido a los coágulos que tenía en las arterias de sus pulmones, una causa de muerte similar a la de Tammy.

Lori fue arrestada en Kaui en febrero del 2020 y enviada a Rexburg en marzo y luego a un centro de salud mental de Idaho, tras lo que volvió a la cárcel de Madison en abril.

Los cinco hijos que Chad tuvo con Tammy han asegurado que su padre es inocente y que fue Lori quien lo involucró en los crímenes. Sin embargo, Chad había dicho que tuvo una visión sobre la muerte de Tammy en un accidente de auto, antes de que ella denunciara haber sido atacada por un hombre con una máscara en la carretera. Como ella sobrevivió, Chad aseguró que su mujer se había convertido en un zombie.

Lori, por su parte, le dijo a una amiga que los menores también se habían convertido en “espíritus oscuros”, es decir, en zombies, y que la única manera de liberarlos era matándolos para que pudieran descansar.