Una escisión islamista de la Lista Unida árabe entra en la Knéset como actor clave

Agencia EFE
·2  min de lectura

Jerusalén, 24 mar. (EFE).- El partido islamista Raam, escindido de la Lista Unida árabe para las elecciones de este martes, aseguró hoy su representación parlamentaria y se presenta como un potencial actor clave para la formación de posibles coaliciones de Gobierno.

Con casi el 90% de votos escrutados y a falta de determinar el número definitivo de escaños, Raam tendrá un espacio en la Cámara y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, podría necesitarle para cerrar una mayoría.

"Estoy dispuesto a negociar con ambos lados (bloque anti y pro-Netanyahu), con cualquiera que esté interesado en formar un Gobierno", declaró hoy a una radio local su líder, Mansour Abás.

Abás se distanció de la Lista Unida --que llegó a ser tercera fuerza en el Parlamento en los últimos comicios-- al romper con la tradicional postura árabe de no integrarse o apoyar un Ejecutivo israelí y mostrar su predisposición en campaña a respaldar, incluso, uno de Netanyahu.

Las resultados provisionales de hoy garantizan que ha superado el umbral electoral del 3,25% para tener representación. La Lista Unida árabe también mantiene su representación aunque con una notable pérdida de escaños.

Con el escrutinio en curso, el primer ministro israelí no alcanza la mayoría de 61 escaños de los 120 del Parlamento para formar Gobierno con sus socios ultraortodoxos y ultraderechistas, aún sumando al ultranacionalista Yamina, por lo que se especula que podría buscar el apoyo externo de Abás.

Nada está escrito todavía, ya que falta terminar el recuento regular y contabilizar los llamados votos de "doble sobre", más de 450.000, para definir la composición final del nuevo parlamento israelí.

Más de 4,4 millones de israelíes --el 67,2%, la cifra más baja desde 2013-- votaron este martes en las cuartas elecciones que el país celebra en menos dos años para poner fin a un bloqueo político que todavía está en el aire.

(c) Agencia EFE