Netanyahu se reunirá con Musk la próxima semana en EEUU, en medio de denuncias de antisemitismo

ARCHIVO - El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, dirige una reunión de gabinete en Jerusalén, el domingo 10 de septiembre de 2023. (AP Foto/Ohad Zwigenberg, Pool, archivo)

JERUSALÉN (AP) — El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu se reunirá con el empresario multimillonario Elon Musk durante un viaje a Estados Unidos la próxima semana, informó la oficina del mandatario el jueves, en un momento en que Musk enfrenta acusaciones de tolerar mensajes antisemitas en su plataforma de redes sociales X, anteriormente conocida como Twitter.

La oficina de Netanyahu detalló que en la agenda de su reunión, prevista para el lunes, se incluye el tema de la inteligencia artificial.

La Liga Antidifamación, una destacada organización judía de derechos civiles, ha acusado a Musk de permitir que el antisemitismo y el discurso de intolerancia se propaguen en X. Su director, Jonathan Greenblatt, afirmó que Musk había “amplificado” los mensajes de neonazis y supremacistas blancos que pretenden prohibir la liga al interactuar con ellos recientemente en X.

En una publicación del 4 de septiembre, Musk afirmó que la liga estaba “tratando de acabar con esta plataforma acusándola falsamente y a mí de ser antisemitas”. En otras publicaciones, dijo que la liga era responsable de una caída del 60% en los ingresos de X y señaló que su empresa “no (tendría) más remedio” que presentar una demanda por difamación contra el grupo.

”¡Oh, la ironía!”, escribió. Hasta el jueves, no ha cumplido esta amenaza.

X, sin embargo, presentó una demanda contra otro grupo que ha estudiado la proliferación del discurso de intolerancia en la plataforma.

En agosto, demandó a la organización sin fines de lucro Center for Countering Digital Hate, acusándola de violar los términos de servicio de X al recopilar indebidamente una gran cantidad de datos para su análisis. La demanda afirma que la investigación del grupo, que destaca un aumento en el discurso de intolerancia en el antiguo Twitter desde que Musk asumió el control, le costó a la compañía millones de dólares en ingresos publicitarios.