Netanyahu, el factor clave de las elecciones israelíes

Por JOSEF FEDERMAN
File - In this Wednesday, April 3, 2019 file photo, Israel Electric Corporation employee works next to election campaign billboards showing Israeli Prime Minister and head of the Likud party Benjamin Netanyahu, left, alongside the Blue and White party leaders, from left to right, Moshe Yaalon, Benny Gantz, Yair Lapid, in Tel Aviv. The long-serving Prime Minister Netanyahu is the favorite to win Israel's general election on April 9, but he faces serious corruption charges and a stiff challenge from a former military chief Gantz who has positioned himself as the country's savior. (AP Photo/Oded Balilty, File)

JERUSALÉN (AP) — Los tres meses de campaña electoral en Israel han sido una sucesión de ataques personales, escándalos y más escándalos. Pero cuando los votantes acudan a las urnas el martes, habrá un nombre clave en su mente: Benjamin Netanyahu.

En la práctica, los comicios son un referendo sobre Netanyahu, el hombre que ha dominado la política israelí durante casi tres décadas. Una victoria le convertiría en el primer ministro israelí que ejerce el cargo durante más tiempo, superando al padre fundador del país, David Ben-Gurion.

Una derrota probablemente acabaría con su carrera precisamente cuando disfruta de un papel protagonista en un creciente movimiento internacional de líderes mundiales nacionalistas y de retórica dura, liderado por su amigo Donald Trump, presidente de Estados Unidos.

“La posición internacional de Israel nunca ha sido tan firme como ahora. Los líderes internacionales hacen cola para visitar Israel y reunirse con el primer ministro”, afirmó Yechiel Leiter, ex jefe de gabinete de Netanyahu y que ahora es un miembro destacado del Kehelet Policy Forum, un grupo de estudios conservador en Jerusalén.

Los apasionados seguidores de Netanyahu lo ven como un hombre amigo de poderosos líderes mundiales y garante de la seguridad de Israel en una región peligrosa. Sus detractores lo ven como un hedonista corrupto que ha dividido al país incitando a la hostilidad contra los árabes, y cuyas medidas sobre los palestinos acercan a Israel al borde de un precipicio.

En los últimos días de campaña, la carrera parece estar demasiado ajustada como para predecir un ganador. El mandatario enfrenta un duro desafío de Benny Gantz, exjefe del Ejército. Los sondeos muestran al partido Likud del primer ministro y al nuevo partido Azul y Blanco de Gantz en una enconada pugna por la victoria. Las encuestas apuntan a una estrecha ventaja de Likud para formar una coalición con partidos más pequeños de ideas similares.

Netanyahu, de 69 años, suele presentarse a sí mismo y al país en términos históricos. Incluye en sus discursos referencias a la historia judía, cuentos de heroísmo judío y advertencias sobre que los enemigos más siniestros de Israel acechan tras cada esquina. A menudo compara al principal blanco de sus diatribas, Irán, con enemigos bíblicos e incluso con los nazis.

Aunque es un millonario educado en el MIT y que habla inglés a la perfección, el mandatario ha logrado mostrarse como un hombre ajeno al poder. Afirma estar perseguido por la prensa, jueces y otras “élites” hostiles en un mensaje que conectaba con su base política, de tendencia religiosa y de clase obrera.

“Tiene un talento sin precedentes. Es un estratega político competente y el comunicador político más eficaz en la historia de Israel”, comentó Yohanan Plesener, presidente del Instituto Democracia Israelí, un grupo de estudios no partisano. “Y su motivación personal para mantenerse en el poder es infinita”.

Su campaña se ha centrado en tachar a sus rivales de “izquierdistas” débiles, repitiendo que están conspirando en su contra con los partidos árabes del país. Las voces críticas le acusan de avivar hostilidades y demonizar a la minoría árabe israelí, que supone en torno al 20% de la población.

Pero esta campaña no está siendo nada habitual. Gantz, que tiene a otros dos exjefes del Ejército en su lista, es un candidato poco habitual con la experiencia para desafiar a Netanyahu en seguridad, siempre un tema clave para los votantes. Ha criticado la incapacidad del gobierno por detener el fuego de cohetes desde la Franja de Gaza, gobernada por Hamas.

Sin embargo, su blanco en la campaña ha sido sobre todo el propio Netanyahu, señalando a los diversos cargos de corrupción contra el primer ministro. El fiscal general del país ha recomendado procesar a Netanyahu por soborno y abuso de confianza. Además, sus rivales han cuestionado un acuerdo con el que el primer ministro habría ganado 4 millones de dólares por la venta de un submarino alemán a Egipto, ya que posee acciones en uno de los proveedores del fabricante alemán.

La campaña ha sido especialmente agresiva. Los anuncios del Likud muestran un Gantz que tartamudea y muestra inestabilidad mental. Por su parte, Gantz, de 59 años, acusa al mandatario de llevar al país a “puntos bajos”.

La retórica de Netanyahu le ha servido bien durante su carrera de tres décadas y los escándalos no parecen hacer mella en sus partidarios, aunque podría ver su situación comprometida si el fiscal general presenta cargos después de los comicios. Anshel Pfeffer, biógrafo del primer ministro, señaló que podría producirse una gran confrontación si el primer ministro busca una forma de que se retiren los cargos o de aprobar una ley que le dé inmunidad.

“Nos enfrentamos a una crisis constitucional en los próximos meses en Israel”, dijo Pfeffer.

___

La periodista de Associated Press Isabel DeBre en Jerusalén contribuyó a este despacho.