Netanyahu critica a los medios por protestas en su contra

TIA GOLDENBERG
·2  min de lectura
Manifestantes coreando lemas y sosteniendo carteles durante una marcha contra el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ante su residencia en Jerusalén, el sábado 1 de agosto de 2020. (AP Foto/Oded Balilty)
Manifestantes coreando lemas y sosteniendo carteles durante una marcha contra el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ante su residencia en Jerusalén, el sábado 1 de agosto de 2020. (AP Foto/Oded Balilty)

TEL AVIV, Israel (AP) — El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, señaló el domingo a las crecientes protestas contra su mandato, atribuyéndolas a unos medios parciales que distorsionan los hechos y animan a los manifestantes.

Netanyahu ha afrontado una oleada de protestas en las últimas semanas en las que los manifestantes piden la renuncia del veterano líder, acusado de corrupción, y condenan su gestión de la crisis del coronavirus. Netanyahu ha descrito las protestas como un intento de “anarquistas” e “izquierdistas” de derrotar “a un líder fuerte de derechas”.

Las protestas han sido pacíficas en su mayor parte, aunque en ocasiones han terminado con choques entre manifestantes y policía. En otras, pequeños grupos de partidarios de Netanyahu y personas afiliadas a grupos de ultraderecha han agredido a los manifestantes.

En una perorata de seis minutos en una reunión del gobierno Netanyahu acusó a la prensa de “avivar” las protestas y de mostrar de forma parcial los episodios de violencia contra los manifestantes.

“Nunca había habido semejante movilización distorsionada, quería decir soviética pero ya ha adoptado rasgos norcoreanos, de los medios en favor de las protestas”, dijo.

Netanyahu afirmó que los medios ignoraron “la salvaje y descontrolada provocación, incluso llamadas diarias, incluso antes de ayer, a asesinar al primer ministro y a su familia".

El mandatario añadió que las marchas son caldo de cultivo para el virus y que se están permitiendo sin límites, bloqueando calles y barrios. Las protestas conservadoras no han tenido tanta libertad, afirmó.

Netanyahu condenó la violencia “de ambos bandos” al principio de sus declaraciones antes de arremeter contra los medios, a los que hace tiempo que considera hostiles con él.

En la misma reunión del gobierno, el ministro de Defensa, Benny Gantz, que es el primer ministro “alternativo” del país según un acuerdo negociado para compartir el poder, indicó que debe permitirse que las protestas se celebren, protegiendo a los inconformes de la violencia.

“El derecho a protestar es la savia de la democracia, y la violencia es la erosión de los cimientos de la democracia”, afirmó.

La diatriba de Netanyahu llegó tras la citación de su hijo, Yair Netanyahu, a una corte de Jerusalén después de que tuiteara los nombres, direcciones y números telefónicos de manifestantes destacados, instando a sus seguidores a protestar ante sus casas “día y noche”.

La corte concedió a Netanyahu, de 28 años, una excepción de no comparecer en persona. Los manifestantes dijeron haber recibido llamadas amenazantes tras la publicación del tuit.

Durante el verano, miles de israelíes han salido a las calles para pedir la renuncia de Netanyahu, protestar por su gestión de la crisis del coronavirus y afirmar que no debería mantenerse en el cargo durante su juicio por corrupción. Aunque el primer ministro ha intentado restar importancia a las protestas, las reuniones fijadas para dos veces por emana no dan visos de menguar. El sábado por la noche se congregaron en Jerusalén más de 10.000 personas.