Nepal vota en unas elecciones marcadas por la frustración con la élite del país

Los electores nepalíes votaban este domingo en unas elecciones parlamentarias marcadas por la frustración pública ante la actual élite política de la república himalaya y la ansiedad sobre una frágil economía.

La concatenación de primeros ministros, la mayoría sirviendo menos de un año, y una cultura política clientelista alimentaron la sensación de que la élite del país está desconectada de los acuciantes problemas de la sociedad.

Varios rostros más jóvenes se postulan por primera vez contra los partidos establecidos cuyos líderes llevan décadas en los pasillos del poder.

El primer ministro saliente Sher Bahadur Deuba, de 76 años, cumple su quinto mandato. Los líderes de los otros dos grandes partidos tienen 70 y 67 años y ya han ocupado el cargo en dos ocasiones.

Aunque los analistas esperan que estos veteranos dominen la próxima asamblea, entre los votantes se respira cierto hastío y apetito por el cambio.

"Todos los partidos se turnaron en el gobierno en los últimos cinco años y no hicieron nada", se quejaba esta semana a la AFP Chiranjibi Dawadi, un transportista.

"Mi familia ha decidido votar por un nuevo partido esta vez. Está bien incluso si no se ocupan de nosotros. Los antiguos partidos tampoco lo hicieron", afirma.

- Problemas económicos -

Las elecciones del domingo son las segundas desde la promulgación de una nueva Constitución en 2015, que remodeló el orden político tras la conclusión en 2006 de la traumática insurgencia maoísta, que dejó más de 17.000 muertes.

Esa guerra civil provocó la abolición de la monarquía en 2008 y transformó la antigua guerrilla maoísta en una fuerza política clásica, alternando el poder con otros partidos y coaliciones establecidas en el Congreso.

Pero la inestabilidad se convirtió en un problema recurrente en el Parlamento nepalí, con ningún primer ministro que haya completado el mandato desde el fin de la guerra.

El descontento con la élite se agravó por los problemas de una economía, todavía hundida por la pandemia que devastó la vital industria turística y secó los envíos de las remesas de trabajadores nepalíes en el extranjero.

La inflación aumenta y el gobierno prohibió la importación de numerosos bienes como licores y televisores para ahorrar sus menguantes reservas en divisas extranjeras.

Entre los nuevos candidatos más jóvenes destaca el carismático periodista Rabi Lamichhane, de 48 años, que se hizo famoso con un programa televisivo donde gritaba a políticos y grababa con cámara oculta a burócratas corruptos.

Pero los analistas consideran que el sistema parlamentario nepalí hace probable que los grandes partidos sigan dominan la cámara y recurran de nuevo a los juegos de poder para pactar gobiernos de coalición.

Debido a la difícil geografía de la nación himalaya, los funcionarios electorales calculan que necesitarán de "cuatro a cinco días" para publicar los resultados.

str/gle/aha/mca/dbh/zm