Negocios para sanar

·2  min de lectura

Pensar en negocios sin duda es algo que está plenamente relacionado con el capitalismo. En definitiva, la concepción que tenemos (negocios) ha ido tomando forma a la par que este modelo (capitalismo) ha venido evolucionando y consolidándose en la mayoría de las democracias occidentales.

Pensar en ciertos principios básicos es natural: minimizar costos, maximizar utilidades.

Esto que acabo de mencionar es el paradigma dominante y ha marcado el diseño de la mayoría de los modelos y herramientas de negocio, de las estrategias corporativas y, por supuesto de elementos centrales como la competencia, la diferenciación y el mercado.

Como resultado hemos obtenido innovación en todos los ámbitos. Pero también ciertas implicaciones ambientales y sociales que, aunque ya las habíamos visto desde hace décadas, hoy día están tomando una mayor relevancia y conciencia en las diversas comunidades.

Efectos tales como el desequilibro económico que abona a las desigualdades, la propagación de estilos de vida anclados al consumismo, la degradación ambiental en aras de maximizar las producciones, la proliferación de “guetos” laborales y condiciones altamente diferenciadas entre quienes toman decisiones y quienes laboran en las organizaciones son cada día son más palpables. Y forman ya parte de las conversaciones en diversos ámbitos: empresariales, académicos, políticos.

NUEVA FUERZA LABORAL

Estamos también ante una creciente fuerza laboral joven. Personas que han crecido con valores distintos: inmediatez, conexión de pares, sentido crítico, democratización de la información, sentido de comunidad, enfoque a la sustentabilidad.

Están determinando ciertas condiciones que bien podrían ser un parteaguas para abonar a la evolución tanto del capitalismo como modelo o filosofía, así como también sobre la conceptualización de los negocios en sí.

Desde la fortuna que tengo de ser académico, y habiendo escuchado una intervención de Raj Sisodia con estudiantes, mencionaba conceptos, ideas y propuestas sobre la temática conocida como negocios conscientes, temática que él lidera a nivel mundial y mencionaba una frase que retumbó en mi mente: “Negocios para sanar”.

Hablaba de la importancia de usar los negocios para el bien y la transformación de la sociedad, como una especie de instrumento capaz de aprovechar todo lo avanzado en modelos, herramientas y paradigmas, para así abonar a una transformación profunda que permita realmente trabajar para solucionar los grandes problemas que como humanidad enfrentamos.

Sin duda es una propuesta que estoy seguro empezará a tener un eco profundo y que nos llevará por un camino diferente. Un camino reconciliador y necesario para los tiempos que corren… los negocios para sanar. N

—∞—

Jorge Ordóñez es director de División de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey. Los puntos de vista expresados en este artículo son responsabilidad del autor.

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

Así contribuyes a la destrucción de los arrecifes, y quizá no lo sabes

Mujeres: columna vertebral de la economía latinoamericana

Sexo luego existo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.