El negocio de la hija de Daddy Yankee

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 7 (EL UNIVERSAL).- Mientras su padre continúa con su gira de conciertos para despedirse de su carrera y sus fans de todas las latitudes, la hija mayor de Daddy Yankee emprende su camino como empresaria. Lejos del mundo de la música, la bella joven es una de las tiktokers más activas y sus contenidos son seguidos por miles de personas en la plataforma.

Desde Instagram, donde tiene más de 1.5 millones de seguidores, Jesaaelys también comparte tips y contenidos de moda. Su rama de ocupación es el maquillaje, en especial el artístico, y a través de sus fotografías y videos se pueden ver sus increíbles transformaciones, pasando de make up looks naturales a los más glamorosos y llamativos.

La hija mayor de "King Daddy" y Mireddys González ha anunciado esta semana pasada que su nuevo proyecto en el mundo de la cosmética y la belleza viene de la mano del make up. A través de una serie de adelantos, fue mostrando que su línea de herramientas para el maquillaje ya estaría pronto disponible.

"Jesaaelys Beauty" es el nombre del emprendimiento de la hija de Ramón Luis Ayala Rodríguez y en el sitio web de la marca se pueden adquirir brochas, cepillos y un bolso para guardar y transportar cosméticos y maquillaje. "Nace para ofrecerles un pedacito de mí y compartirles productos en los que creo firmemente y sé que serán unos daily must en tu rutina", fue parte del mensaje que compartió la empresaria en su cuenta de Instagram.

"Espero que amen nuestros productos, tanto como nosotros disfrutamos el proceso de darle vida", fue también lo que agregó al describir de qué se trata su nuevo proyecto de belleza. Uno de los productos que se puede encontrar en la tienda, consiste en un set de brochas para lograr un make up profesional: una clásica para colocar el polvo, otra multiuso para el bronzer o el colorete, otra para aplicar la base, otra para las sombras, otra para difuminar y dos pequeñas para dar más pigmentación o acabados finos, por ejemplo, en un cat eye look.