"Un negocio familiar": cómo y por qué traficantes traen más niños a frontera EEUU

Laura Gottesdiener
·7  min de lectura

Por Laura Gottesdiener

LA TÉCNICA, Guatemala, 23 mar (Reuters) - La madre hondureña Alicia Cruz se entregó ella y a su hijo a agentes fronterizos en Texas, luego vio cómo los niños no acompañados eran separados para liberarlos del grupo de migrantes antes de que los adultos y las familias, incluida la suya, fueran expulsados a México

Fue entonces cuando contrató a un traficante para que llevara a Jeffrey, de 17 años, a cruzar la frontera nuevamente, esta vez solo.

"Estoy destruida por haber dejado a mi hijo", dijo Cruz este mes, hablando desde la frontera entre Guatemala y México mientras se dirigía al sur rumbo a Honduras. Dijo que su hijo estaba con familiares en Texas. "La última cosa que me dijo era 'déjame ir para estudiar y trabajar para ayudarte'".

Casi 10,000 menores de 18 años de Centroamérica cruzaron ilegalmente de México a Estados Unidos sin sus padres en febrero, casi el doble de las cifras del mes previo, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos.

El aumento se produce después de que el gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, citando razones humanitarias, dijera a principios de febrero que no expulsaría rápidamente a menores no acompañados, un cambio de política con respecto a la administración anterior.

Más que cualquier otro grupo de migrantes, estos niños representan un desafío político, logístico y moral para Biden, ya que ponen a prueba la capacidad de su gobierno para procesar y albergar de manera segura a los recién llegados que huyen de la pobreza y la violencia en Centroamérica.

Reuters habló con más de una docena de personas que se autoidentificaron como traficantes en México, Guatemala y El Salvador para conocer cómo y por qué tantos menores no acompañados se mueven por la región y cruzan la frontera solos.

Todos solicitaron el anonimato o utilizar apodos para poder hablar libremente sobre la industria ilegal.

LEE | EEUU planea ir a por los "coyotes" detrás del alza de migrantes en la frontera

Las historias de cómo los niños llegan a Estados Unidos son variadas. Algunos, como Jeffrey, llegan hasta la frontera con sus padres; otros cruzan con amigos o familiares que no son sus tutores legales.

Un tercer grupo, que incluye a niños de apenas dos años, realiza el peligroso viaje a través de algunos de los territorios más ilegales y controlados por cárteles de México, bajo el cuidado exclusivo de traficantes de personas.

CBP no respondió de inmediato a las solicitudes de comentarios sobre los casos detallados por los traficantes y Cruz. Reuters no pudo verificar de forma independiente los eventos que describieron.

Más de la mitad de los contrabandistas consultados dijeron que habían transportado a menores no acompañados en las últimas semanas, trasladándolos en autobús, automóvil, barco e incluso en avión, lo que un traficante bien conectado calificó como la "forma más rápida" de su red para traer niños desde Centroamérica.

Los viajes cuestan miles de dólares por niño y a menudo son financiados por padres o familiares que ya se encuentran en Estados Unidos.

Tres traficantes dijeron a Reuters que han estado alentando a los padres a enviar a sus hijos solos como resultado del cambio en la política estadounidense.

"Ahorita es buen tiempo para aprovechar porque los niños están pasando rápidos", dijo Daniel, un traficante guatemalteco. "Así es lo que decimos a la gente".

Un portavoz de la Casa Blanca dijo el mes pasado que el enfoque de Biden era lidiar con la inmigración "de manera integral, justa y humana" y no expulsar a los niños no acompañados que llegan a las fronteras de Estados Unidos.

UN NEGOCIO FAMILIAR

Muchos infantes que el gobierno de Estados Unidos clasifica como "no acompañados" en realidad viajan con otros miembros de la familia: primos, tíos o hermanos mayores.

Pero algunos traficantes dijeron que sus redes también han estado organizando viajes solo para niños en las últimas semanas.

Vázquez, un traficante mexicano que dijo que se especializa en niños no acompañados, dijo que el más pequeño que ha transportado en las últimas semanas era uno de 2 años que viajaba sin ningún otro miembro de la familia. En su viaje más reciente, transportó a un grupo de 17 niños de entre 5 y 9 años desde el sur de México a través de la frontera hacia Texas.

De esos 17 niños, la mayoría de sus padres ya vivían en Estados Unidos y ninguno estaba acompañado por otros familiares, dijo.

Después de trasladar a los niños a través de México en autobús, los mantuvo en su propia casa cerca de la frontera con Estados Unidos, donde su esposa y su hija mayor ayudaron a cuidarlos hasta que llegó el momento de cruzarlos a Texas y entregárselos a los agentes fronterizos estadounidenses.

"Es un negocio familiar", dijo.

Vázquez explicó que el cartel que controla el territorio a lo largo de la frontera en su región exige que él y otros traficantes utilicen a los niños migrantes como señuelo para las propias operaciones de tráfico de drogas del cartel.

Los contrabandistas ofrecen viajes más baratos para las familias y los niños no acompañados que planean entregarse a los agentes fronterizos estadounidenses y solicitar asilo, en comparación con aquellos que buscan ingresar a Estados Unidos sin ser detectados.

"Nosotros los entregamos a (los agentes de) migración y migración se encarga a entregarlos a sus familiares en los Estados Unidos", señaló Daniel.

Los guatemaltecos constituyen el grupo más grande de menores no acompañados, según muestran datos de CBP. Un segundo traficante en Guatemala dijo que las relaciones preexistentes entre familias y contrabandistas en pueblos pequeños a menudo hacen que los padres estén más dispuestos a enviar a sus hijos solos.

"Los mandan con alguien que conozcan que ha llevado a familiares", agregó.

Calculó que alrededor de 100 niños salían de la ciudad de Huehuetenango, Guatemala, sin sus padres cada semana en marzo, lo que dijo estaba muy por encima de los niveles "normales".

DIRECTO EN AVIÓN

En 2019, los que trafican con personas aceleraron los viajes a la frontera de Estados Unidos al transportar a menores no acompañados desde Centroamérica en autobuses expresos.

Pero Roberto, un traficante que dijo estar vinculado con un poderoso cartel en Ciudad Juárez, dijo que su red ahora transporta a menores directamente desde Centroamérica a la frontera con Estados Unidos en avión.

Roberto fue uno de los tres contrabandistas que dijeron a Reuters que están trasladando a niños, incluidos menores no acompañados, en vuelos privados o comerciales entre Guatemala y México, o entre ciudades mexicanas.

Evaluaciones internas del gobierno mexicano revisadas por Reuters también afirman que los traficantes han estado trasladando migrantes directamente al estado Tamaulipas, en el norte de México, o incluso a Houston, Texas, y Phoenix, Arizona.

Agentes de inmigración mexicanos detuvieron a 95 personas, incluidos ocho menores no acompañados, por viajar sin la documentación adecuada después de que arribaron en dos vuelos comerciales nacionales a la ciudad norteña de Monterrey el viernes.

La mayoría eran hondureños, mientras que también había un puñado de personas de El Salvador, Cuba y Guatemala, según las autoridades migratorias mexicanas.

CBP, la cancillería mexicana y la agencia de inmigración de México no respondieron de inmediato a solicitudes de comentarios sobre el tráfico a través de vuelos comerciales.

A pesar de la creciente demanda, algunos contrabandistas dijeron a Reuters que intentan evitar el traslado de niños.

"Es un riesgo", dijo un traficante salvadoreño que se conoce con el sobrenombre de El Barrenga. "Tal vez el niño sea robado, por ejemplo. Lo más seguro es con sus papás", añadió.

Incluso Vázquez, el traficante que se especializa en niños, admitió que los menores traen sus propios retos.

"Si un adulto causa problemas, puede deshacerse de ellos fácilmente", dijo. "Pero no se puede abandonar a un niño por tener una rabieta", subrayó.

(Reporte de Laura Gottesdiener en La Técnica, Guatemala, y Monterrey, México; reporte adicional de Dave Graham en Ciudad de México; traducido por Sharay Angulo)