Los negociadores ven muchas nubes negras y pocas luces en la COP27

Sharm el Sheij (Egipto), 14 nov (EFE).- La jornada de este lunes en la cumbre del clima COP27 que se celebra en la ciudad egipcia de Sharm el Sheij estuvo plagada de nubes negras, pocas perspectivas de mejora en el horizonte y el reconocimiento por todas las partes de los escasos avances, la "decepción" generalizada y la conciencia de que todo "está muy lejos de lo deseado".

Fuentes de la presidencia de la COP, de la Unión Europea, y fuentes cercanas a la negociación a las que consultó EFE coincidieron en estos aspectos negativos, a los que se une la carrera contra el tiempo que ya empieza a ser acuciante: el plazo de cierre de la cumbre es el viernes 18, pero nadie con experiencia en estos eventos de Naciones Unidas parece recordar que las negociaciones fueran tan retrasadas con tan poco tiempo para resolver.

En la mañana, el presidente de la COP27 y ministro de Exteriores egipcio, Sameh Soukri, reconoció que hay pocos avances en las negociaciones y que aún resta "trabajo por delante para obtener resultados", por lo que pidió a los delegados "cambiar de marcha".

En una conferencia ante el plenario de la reunión, Soukri instó a todas las partes (más de 190 entre países, organizaciones internacionales y grupos regionales) a utilizar "todos los medios disponibles" para obtener borradores de los acuerdos antes del próximo miércoles y para poder cerrar el viernes con una declaración que contenga "ambiciosas decisiones".

"Hemos concluido trabajos en varios temas, pero aún queda trabajo por delante si queremos obtener resultados significativos y tangibles de los que podamos estar orgullosos (...) Tenemos que cambiar de marcha y complementar las discusiones técnicas con otras de compromisos políticos", apuntó.

A medio día, el enviado especial de la presidencia de la COP27, Wael Aboumagd, avanzó en una rueda de prensa para valorar la jornada que las negociaciones a la fecha "dejan mucho que desear" en cuanto a su ambición a la hora de tomar decisiones que atiendan la "gravedad" de la crisis climática.

La referencia parecía orientada a los temas claves que parece que no se han destrabado, entre ellos el asunto de pérdidas y daños, las indemnizaciones para los países en desarrollo más afectados por el cambio climático al que apenas han contribuido con emisiones contaminantes.

"Desde el punto de vista de la presidencia, creo que debemos tener resultados de esta COP27 que sean equiparables con la trágica situación global a consecuencia del cambio climático. Es responsabilidad de las partes superarse en esta situación, mostrar ambiciones serias y trasladar esa ambición en cada uno de los documentos que se publiquen. Debería decir que algunas de las discusiones y algunas decisiones técnicas dejan mucho que desear en ese punto", se lamentó.

En la tarde, representantes de gobiernos locales y regionales de la Unión Europea expresaron a EFE su "decepción" ante las pocas perspectivas de lograr un acuerdo climático ambicioso.

El alcalde de Varsovia, Rafal Trzaskowski, dijo a EFE que se espera que los Estados miembros "despierten y reconozcan la realidad" en la recta final de la COP.

"Nuestras ambiciones deben mantenerse igual, especialmente dada la guerra en Ucrania y la crisis energética. Tenemos que acelerar la transición verde y no frenarla, y parece que muchos Estados miembros han rebajado sus ambiciones y estoy muy preocupado por lo que va a pasar esta semana", comentó Trzaskowski.

Estados Unidos y la UE han sido reticentes a tratar el tema de pérdidas y daños en cumbres anteriores, pero este año no tuvieron más remedio que aceptar ante las presiones de los países menos desarrollados, para los que es un tema vital.

"Tenemos colegas en diferentes continentes a los que debemos escuchar si queremos que sean ambiciosos. Es lo que pedimos a las instituciones europeas: no que necesariamente acepten todo lo que esté encima de la mesa, pero sí que sean mas abiertos de mente, porque necesitamos aliados en cada lugar del mundo", apuntó el alcalde.

Al cierre del día, una fuente de las negociaciones consultada por EFE fue categórica en su mensaje: no hay avances.

(c) Agencia EFE