Negociaciones contrarreloj en Cataluña para evitar una repetición electoral

·2  min de lectura
Pere Aragonés abandona el Parlamento de Cataluña durante un descanso del debate de investidura del 30 de marzo de 2021 en Barcelona

El independentista moderado Pere Aragonés, principal candidato a liderar Cataluña, lanza esta semana una carrera contrarreloj para formar gobierno y evitar una repetición electoral en esta región española tras meses de bloqueo por las divisiones entre partidos separatistas.

En los comicios de febrero, obtuvieron una amplia mayoría y más del 50% de los votos pero, a dos semanas que expire el plazo para elegir presidente, el 26 de mayo, son incapaces de salvar las diferencias surgidas entre ellos tras el fallido intento de secesión de 2017.

El sábado Pere Aragonés, del partido Izquierda Republicana (ERC), anunció que rompía las negociaciones para acordar una coalición con sus hasta ahora socios separatistas de Juntos por Cataluña (JXC), con quienes gobiernan desde 2015.

"Estamos a 16 días y necesitamos un gobierno ya (...) No quiero repetir elecciones", dijo este lunes a la televisión TV3.

A finales de marzo, este jurista de 38 años, actual vicepresidente saliente catalán, vio frustrada su investidura como presidente en el Parlamento regional al no recibir el respaldo de JXC de Carles Puigdemont, el dirigente catalán durante la fallida secesión.

Con un discurso más radical, JXC recela de la apuesta de ERC de aparcar avances unilaterales hacia la secesión y centrarse en negociar con el gobierno español del socialista Pedro Sánchez, al que apoyan a nivel nacional.

"Donde hay la gran diferencia (entre ambas formaciones) es en la estrategia independentista", reconoció Aragonés este lunes.

Su plan alternativo es formar un gobierno en solitario con los apoyos externos de la izquierda anticapitalista e independentista CUP y el partido de izquierda radical Podemos, socio minoritario de Sánchez en el gobierno español.

Esta alianza sumaría 52 de 135 diputados en la cámara regional, con lo que Aragonés igualmente necesitaría al menos la abstención de sus exsocios de JXC o del partido socialista de Pedro Sánchez, y ninguno de los dos se muestran predispuestos.

Jordi Sánchez, líder negociador de JXC, acusó este lunes a Aragonés de "situarse abiertamente a los pies de un abismo que nos puede llevar a unas nuevas elecciones".

Segunda región más rica y poblada de España, Cataluña vivió una década de agitación política por el auge independentista, con cinco elecciones regionales desde 2010 y un referéndum ilegal en 2017 que derivó en la proclamación de una fallida república.

Aunque los separatistas son mayoritarios en el Parlamento regional, los sondeos muestran una sociedad dividida sobre la cuestión, con incluso más partidarios de quedarse en España que de irse.

dbh/mg/mb