Negociación de paz entre gobierno colombiano y ELN tendrá un mes de receso

El representante del grupo guerrillero colombiano ELN, Pablo Beltrán (L), y el representante del gobierno colombiano Juan Camilo Restrepo, se saludan en el Palacio Arzobispal de Quito, donde llegaron para celebrar una reunión por los diálogos de paz, el 3 de marzo de 2017. (AFP | Rodrigo BUENDIA)

La negociación de paz entre el gobierno de Colombia y la guerrilla ELN, que se inició en Quito, tendrá un receso de un mes tras concluir la primera ronda el próximo viernes, anunció el martes la delegación gubernamental.

"El próximo 7 de abril termina primera ronda de negociaciones con el ELN en Quito. Se retoman negociaciones el 3 de mayo", escribió el jefe de la misión del gobierno colombiano, Juan Camilo Restrepo, en su cuenta de Twitter.

Restrepo no precisó el lugar dónde se realizará la segunda etapa de las conversaciones de paz, que arrancaron el 7 de febrero pasado en la capital ecuatoriana.

En Ecuador se celebrarán la primera y la última ronda de negociación, y está previsto que las demás se realicen en los otros países garantes: Brasil, Chile, Cuba, Noruega y Venezuela.

El viernes, ambas partes anunciarán un acuerdo para el retiro de minas antipersona, según Pablo Beltrán, jefe negociador del Ejército Nacional de Liberación (ELN, guevarista), última guerrilla activa en Colombia.

Colombia, azotada desde los años 1960 por un conflicto armado con participación de guerrillas, paramilitares y agentes estatales, es el segundo país del mundo más afectado por minas antipersona, después de Afganistán.

Estos artefactos han dejado unas 11.500 víctimas, incluidos 2.000 muertos, en territorio colombiano.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos aspira lograr una "paz completa", tras la firma en noviembre último de un histórico acuerdo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), principal y más antigua guerrilla del continente.

El cruento conflicto armado colombiano deja unos 260.000 muertos, 60.000 desparecidos y 6,9 millones de desplazados, según cifras oficiales