El rechazo a la vacuna de algunos trabajadores paralizará los partos en un hospital estadounidense

El Lewis County General Hospital, en el estado de Nueva York (Estados Unidos), no acogerá partos a partir del próximo 24 de septiembre por falta de personal. El rechazo a vacunarse contra el Covid-19 como impone el mandato lanzado por la Administración Biden para los trabajadores de la salud ha provocado que la sección de maternidad se vea afectada hasta el punto de tener que dejar de asistir a embarazadas que vayan a dar a luz, según han informado las autoridades locales y recogido el medio The Watertown Daily Times.

La falta de personal tras la imposición de la vacuna del coronavirus para poder trabajar ha dejado la plantilla bajo mínimos. (Fuente: Getty Images)
La falta de personal tras la imposición de la vacuna del coronavirus para poder trabajar ha dejado la plantilla bajo mínimos. (Fuente: Getty Images)

Situado al norte del estado de Nueva York, el director ejecutivo del Sistema de Salud del Condado de Lewis, Gerald Cayer, ha informado de que seis de los empleados del departamento de maternidad de este hospital han renunciado a su puesto tras hacerse obligatoria la vacuna del coronavirus para el personal y que otros siete no han tomado una decisión aún. Eso ha hecho que se tenga que paralizar el servicio y enfocar los esfuerzos en contratar nuevos trabajadores vacunados. 

Hasta el viernes, y desde que se aprobó la medida de que los trabajadores de la salud debían vacunarse para poder seguir en sus puestos, en este hospital han renunciado a su trabajo hasta 30 trabajadores. De ellos, 20 eran enfermeros, terapeutas y técnicos. En el lado opuesto se encuentran los 30 trabajadores que, debido al mandato, se han vacunado ya. Según Cayer, de la plantilla del hospital 464 habían sido vacunados el pasado viernes frente a 165 que no.

“Es un momento loco. No se trata solo del Lewis County General Hospital. Los hospitales rurales de todo el mundo realmente están tratando de averiguar cómo vamos a hacer que funcione”, ha precisado Cayer. Además, la sección de maternidad puede no ser la única afectada por esta situación ya que hay otros cinco departamentos que podrían tener que hacer frente a falta de personal. Una escasez que no solo se debe a quienes no quiere vacunarse, sino también a quienes deben cumplir la cuarentena por haber dado positivo o haber sido contacto estrecho de un positivo. 

Pese a la situación complicada por la que atraviesa el hospital, su responsable ha querido mandar un mensaje de calma a la población al asegurar que “los servicios de salud esenciales no están en riesgo debido al mandato. Este garantiza que tendremos una fuerza laboral saludable y que no somos responsables de la transmisión dentro o fuera de nuestras instalaciones”.

Sobre su postura en cuanto a la vacunación del coronavirus, Cayer se ha mostrado tajante en su ‘sí’ y ha querido dejar claro públicamente cuál es su opinión al respecto: “Las vacunas Covid-19 son efectivas y cuando se combinan con mascarillas, los trabajadores de la salud, los pacientes, los residentes, los visitantes y la comunidad en general reciben el nivel más alto de protección. Nosotros, como empleados, tenemos la obligación de no poner en riesgo a quienes nos importan ni a nuestros compañeros de trabajo".

La situación del condado de Lewis, donde se ubica el hospital, es complicada ya que cuenta con las tasas de positividad a siete y 14 días más altas del estado de Nueva York. “Las tasas de positividad para el condado de Lewis y el norte del país van en la dirección equivocada”, ha sentenciado el director ejecutivo del Sistema de Salud del Cond

Sobre la política que están siguiendo para convencer a quienes se resisten a ponerse la vacuna más allá de la imposición o pérdida del trabajo, las autoridades destacan la campaña informativa puesta en marcha para hacerles llegar toda la información sin juzgar a nadie por lo que pueda pensar. 

“No queremos perder a nadie. Nos gustaría que todos se vacunen, pero también entendemos que vivimos en un país donde puedes elegir ciertas cosas y si eliges no vacunarse ahora, no puedes trabajar en el cuidado de la salud. Simplemente respetamos; agradecemos por el servicio; y cada uno de nosotros avanza”, ha comentado Cayer, quien recuerda a todos aquellos que rechacen la vacuna que si cambian de opinión y se vacunan serán “bienvenidos”.

EN VÍDEO | Nueva York, una ciudad herida pero cambiada 20 años después del 11S

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.