¿Necesitas una dieta especial durante el embarazo?

Gloria C. Rabell
·5  min de lectura
¿Necesitas una dieta especial durante el embarazo?
¿Necesitas una dieta especial durante el embarazo?


La alimentación juega un papel importante durante toda la vida y más durante el embarazo, tanto para la salud de la madre como de su futuro bebé.

Las demandas de energía y nutrientes, en especial de hierro y calcio son mayores en esta etapa y la ganancia de peso debe ser progresiva a lo largo del embarazo.

Lineamientos dietéticos antes de embarazarte

Es conveniente que antes de embarazarte estés en tu peso “ideal” y que empieces a tomar un suplemento de ácido fólico.

El ácido fólico ayuda a la formación del tubo neural y evitar malformaciones congénitas. Es conveniente tener una alimentación equilibrada que cubra todos los requerimientos de nutrientes.

Consulta con tu médico antes de embarazarte para una revisión de tu estado nutricional y de salud.

Para una alimentación equilibrada puedes acudir a MiDieta.

Mejora tu alimentación desde el primer trimestre del embarazo

- Mantén una alimentación equilibrada.

Desde el primer trimestre del embarazo o desde antes tu alimentación debe ser equilibrada e incluir alimentos con alto contenido nutrimental, que incluya alimentos que te dan proteínas como pescado, aves, carne, huevos, legumbres (frijol, lenteja, haba, garbanzo), nueces, semillas y lácteos bajos en grasa. Debes incluir cereales de grano entero, vegetales y frutas.

-Modera el consumo de grasas y evita grasas saturadas y azúcares.

-Consume alimentos frescos y naturales que alimentos procesados.

-Evita excederte en calorías, ya que sólo subirás de peso sin que tu futuro bebé realmente tenga beneficios.

Una ganancia de peso saludable progresiva en el embarazo

La ganancia de peso debe ser progresiva a lo largo de los nueve meses de embarazo, si estabas con un peso adecuado antes de embarazarte, el total de ganancia de peso durante todo el embarazo debe ser de 20 a 26.5 lb (9 a 12 kg).

Si antes de embarazarte tenías sobrepeso u obesidad o ganas muy rápido peso es conveniente que consultes con tu Ginecólogo ya que podría haber complicaciones graves para ti y tu hijo en formación.

Aumento de colesterol y triglicéridos durante el embarazo

Durante el segundo y tercer trimestre del embarazo los niveles de colesterol y triglicéridos suelen aumentar debido a cambios hormonales. Por lo que una alimentación “mediterránea” con abundantes vegetales es lo recomendable.

En las citas de control natal tu médico determinará si se requiere un tratamiento adicional a la alimentación en especial si hay hipercolesterolemia familiar. Esto con el fin de evitar complicaciones asociadas a partos prematuros, diabetes gestacional o preeclampsia.

Preeclampsia y eclampsia

Una complicación puede ser la preeclampsia que se caracteriza por hipertensión, proteinuria (proteínas en la orina), edema generalizado y anomalías en la coagulación.

Generalmente se produce en la segunda mitad de la gestación. Si hubiera convulsiones se conoce como eclampsia o toxemia.

Es importante su control y tratamiento oportuno para evitar complicaciones e incluso mortalidad materna y perinatal.

Cabe señalar que el aumento de peso per se no está relacionado con el desarrollo de la preeclampsia, sin embargo si hay una mayor incidencia de esta condición en especial en mujeres si es su primer embarazo.

¿Cuántas calorías de más durante el embarazo?

Si tu alimentación es “saludable” antes de embarazarte en sí es muy similar durante esta etapa, sólo se requerirá mayor aporte de energía y nutrientes provenientes de alimentos que constituyan una dieta equilibrada.

Generalmente en el segundo y tercer trimestre 500 Kcal adicionales diarias es suficiente para cubrir las demandas de energía. Sin embargo es necesario acudir a tu consulta de control para ver cuánto peso estás ganando a lo largo del embarazo y valorar tu ingesta calórica.

Mantente activa, camina diariamente. Pregunta a tu médico si tienes alguna duda sobre tu alimentación o cómo ejercitarte.

Nutrientes claves en el embarazo:

-Ácido Fólico, indispensable en el primer trimestre del embarazo.

Sigue tomando ácido fólico durante todo el embarazo en especial durante las primeras semanas de embarazo para prevenir defectos congénitos, entre ellos espina bífida.

Los Centros para el Control de Enfermedades en EE.UU. recomiendan una ingesta diaria de 400 microgramos (0.4 miligramos) de ácido fólico al día, desde la planificación del embarazo.

-Hierro, fundamental en el embarazo

El hierro es clave en el embarazo, si tienes reservas en tu organismo se utilizarán en este periodo. La falta de hierro es frecuente en especial en mujeres embarazadas y es la causa más importante de anemia.

Muchas mujeres embarazadas se encuentran con agotamiento de sus reservas de hierro y por lo mismo generalmente se les recomienda tomar un Suplemento de hierro.

El suplemento de hierro te lo debe recetar tu médico, al igual que un suplemento de vitaminas y minerales para asegurar que los requerimientos de Calcio y otras vitaminas y minerales se cubran durante todo el embarazo.

Bebidas alcohólicas, ¡fuera durante todo el embarazo!

Afortunadamente en la actualidad se han realizado una gran diversidad de estudios y se conocen los efectos de las bebidas alcohólicas sobre el feto.

La cantidad y la variabilidad del consumo de alcohol alrededor del tiempo de la concepción y durante todo el embarazo tienen diferentes efectos.

En el primer trimestre de embarazo el abuso de bebidas alcohólica ejerce el efecto más pronunciado sobre el desarrollo deficiente del feto, pudiendo llegar incluso a anomalías congénitas múltiples y en el periodo final de embarazo, el consumo de alcohol tiene un efecto en la estatura, peso y nutrición del feto.

Se recomienda durante el embarazo abstenerse totalmente de tomar bebidas alcohólicas.

¿Cómo asegurarte tener una alimentación equilibrada en el embarazo?

La mayor motivación para mejorar tu alimentación es precisamente en el embarazo pues pronto serás ejemplo de tu hijo.

Comienza por estar consciente de cada bocado que comes y analizar qué tan importante es consumirlo o no para ti y tu hijo en formación.

Acude periódicamente a tus citas de control con tu Ginecólogo o Centro de Salud, esto es clave para la vigilancia de tu estado nutricional y control de la ganancia de peso mensual.

Durante el embarazo no se debe seguir una dieta de reducción estricta, ya que debe haber una adecuada ganancia de peso durante el embarazo en especial por estar relacionado con reducción de incidencia de parto prematuro y mejor desarrollo durante el primer año de vida.

Recuerda siempre es momento para mejorar tu alimentación, ¡hazlo ahora! Tienes en tus manos tu salud y la de tu futuro bebé.