"Necesitamos tiempo": Los países nórdicos mantienen la suspensión de la vacuna de AstraZeneca

Nikolaj Skydsgaard y Essi Lehto
·3  min de lectura
FILE PHOTO: Vials labelled "Astra Zeneca COVID-19 Coronavirus Vaccine" and a syringe are seen in front of a displayed AstraZeneca logo in this illustration photo

Por Nikolaj Skydsgaard y Essi Lehto

COPENHAGUEReuters) - Dinamarca, Suecia y Noruega dijeron el viernes que necesitaban más tiempo para decidir si utilizaban la vacuna de COVID-19 de AstraZeneca, mientras Finlandia se unía a ellos al suspender su uso, a pesar de que el organismo supervisor de los medicamentos de la UE dijo que los beneficios son mayores que los riesgos.

"Necesitamos tiempo para llegar al fondo de la cuestión", declaró el viernes a la prensa Soren Brostrom, director de la Autoridad Sanitaria danesa.

Varios países europeos suspendieron la semana pasada el uso de la vacuna tras registrarse casos raros de trombos en algunas personas que habían sido vacunadas.

El viernes, casi una docena de países reanudaron las inoculaciones por recomendación de la EMA.

"Esto no cambia el hecho de que, sobre la base de un principio de precaución, continuamos con nuestra suspensión, porque necesitamos entender esto mejor, para poder decir con certeza que recomendamos esta vacuna", dijo Brostrom.

Finlandia, que no había suspendido previamente la vacuna, anunció que suspendería el uso de la inyección de AstraZeneca mientras investigaba dos casos sospechosos de coágulos sanguíneos.

"Después de hacer la investigación podremos informar mejor a la gente sobre el riesgo asociado a la vacuna, si es que lo hay", dijo Taneli Puumalainen, jefe médico del Instituto Finlandés de Salud y Bienestar.

Las autoridades sanitarias de los cuatro países nórdicos dijeron que tenían previsto decidir sobre el futuro uso de la vacuna de AstraZeneca la próxima semana.

Noruega ha informado hasta ahora de cinco casos en los que los receptores de la vacuna fueron ingresados posteriormente en el hospital con una combinación de coágulos sanguíneos, hemorragias y niveles bajos de plaquetas, uno de los cuales ha fallecido.

Una sexta persona, que también recibió la vacuna, ha muerto por una hemorragia cerebral en combinación con un bajo recuento de plaquetas.

"Estos casos son raros, pero muy graves. No podemos descartar que estos casos puedan estar relacionados con la vacuna de AstraZeneca", dijo la Agencia Noruega del Medicamento.

Suecia también está investigando casos aislados de coágulos de sangre y problemas de coagulación entre personas que tomaron la vacuna, incluidas dos muertes, aunque las autoridades han dicho que cualquier posible relación con las inoculaciones sigue siendo incierta.

"Ya sabemos que hay bastantes personas que han empezado a dudar de la vacuna", dijo el epidemiólogo jefe Anders Tegnell, arquitecto de la estrategia sueca contra la pandemia, a la cadena pública SVT.

"Eso significa que es enormemente importante que podamos emitir comunicaciones claras sobre cómo y por qué seguimos utilizando (la vacuna de AstraZeneca)".

Suecia, Finlandia y Noruega han experimentado un rápido aumento de los casos de COVID-19 en las últimas semanas. Dinamarca ha experimentado un descenso de las cifras y está reabriendo gradualmente la sociedad.

AstraZeneca dijo el domingo que una revisión de los datos de seguridad de más de 17 millones de personas vacunadas en el Reino Unido y la Unión Europea con su vacuna no había mostrado evidencia de un mayor riesgo de coágulos de sangre.

(Reporte de Jacob Gronholt-Pedersen y Nikolaj Skydsgaard en Copenhague, Terje Solsvik en Oslo, Essi Lehto en Helsinki y Niklas Pollard en Estocolmo; editado en español por Tomás Cobos y Marion Giraldo)