"Necesaria participación de Consejo Económico en nueva normalidad"

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 21 (EL UNIVERSAL).- Ante la presentación del Plan Gradual Hacia la Nueva Normalidad que dio a conocer el Gobierno de la Ciudad de México, la Coparmex Ciudad de México considera necesario fortalecer la participación del Consejo Económico y Social para la búsqueda de soluciones ante la operación, aterrizaje y seguimiento de resultados de este nuevo Plan.

La asociación consideró que con las mayores medidas de seguridad se debe atender el llamado de miles de empresas y empresarios para mantener el empleo y la actividad productiva, y superar lo más pronto los efectos de la pandemia y recuperar lo más rápido posible los miles de empleos perdidos en capital del país.

"Estamos convencidos que la interacción entre el Gobierno y la iniciativa privada es fundamental para una reactivación eficiente de la economía en la capital, pero -sobre todo- salvaguardando la integridad de los ciudadanos y evitando las condiciones que provoquen una nueva alza en la tasa de contagios", indicó Coparmex.

Por ello, indicó que lo anunciado por el Gobierno de la Ciudad brinda certeza a los actores y sectores productivos al definir indicadores precisos en el Semáforo Epidemiológico para avanzar de una etapa a otra, en orden y con las medidas pertinentes.

"Son aspectos positivos del plan la aplicación masiva de pruebas para el monitoreo de grupos y espacios de mayor riesgo; la elaboración conjunta de protocolos específicos para cada sector; los horarios escalonados en coordinación con el sector privado, la normatividad para el comercio informal, la coordinación con los organismos empresariales, sindicatos y OSC y la elaboración de diversas guías para que la población pueda sortear los diversos escenarios de la vida en comunidad", expuso.

La Coparmex CDMX, que encabeza Jesús Padilla Zenteno, indicó que los retos que le quedan al sector productivo en la capital serán las implicaciones para adecuar los espacios de trabajo (aspecto central a considerar en los apoyos gubernamentales para la reactivación de la actividad económica), el uso del transporte público, además de las medidas para el distanciamiento social y gradual conforme más personas regresen a sus actividades.