Segunda Navidad sin peregrinos en Belén

·1  min de lectura

Belén celebra una segunda Navidad marcada por la pandemia o, lo que es lo mismo, una nueva navidad sin peregrinos llegados desde el extranjero. Esta ciudad palestina, situada a las puertas de Jerusalén, depende del turismo religioso, pero las restricciones impuestas por Israel debido a la nueva variante del virus frenan cualquier llegada de turismo extranjero.

Por Mikel Ayestaran desde Belén para RFI

En las tiendas de artesanía los portales de Belén de madera de olivo, auténticas joyas fabricadas a mano se amontonan en las estanterías.

George es uno de los comerciantes más veteranos en la calle de la Gruta de la Leche, junto a la iglesia de la Natividad.

“En los últimos dos años han llegado pocos turistas y que los que llegaban, lo hacían con miedo por el coronavirus y nosotros mismos también teníamos miedo de los turistas por el virus”, explica a RFI.

Situación parecida viven los guías como Yousef. Antes de la pandemia no tenían un día libre; ahora buscan trabajo para poder mantener a sus familias.

“Los hoteles y las tiendas están preparados. Las tiendas tienen mercancía que llevan en las estanterías dos años. No se han vendido, pero en cuanto vuelva la gente abren sus puertas y está todo listo”, cuenta.

Todas las miradas apuntan a Israel, la puerta de entrada de los peregrinos. La llegada de la nueva variante ha obligado a imponer severas restricciones en el Estado judío y por ello, no hay turismo.

“Antes del virus siempre estaban completos, con una ocupación cercana al 80 por ciento y que ahora tienen que sobrevivir y esperar al futuro”, dice.

El encendido en la plaza de la Natividad a comienzos de mes marcó el inicio oficial de la Navidad en Tierra Santa.


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.