Médicos Navalni abogan por su traslado a Moscú tras abandono huelga de hambre

Agencia EFE
·2  min de lectura

Moscú, 23 abr (EFE).- Los médicos de confianza del líder opositor ruso, Alexéi Navalni, abogaron hoy por su traslado a un hospital de Moscú tras la huelga de hambre de tres semanas a la que el político puso fin hoy mismo.

"El paciente debe ser trasladado a Moscú a una clínica civil multifuncional y moderna. Hay que consensuar la elección del hospital con el paciente, su familia y los médicos que lo tratan", dice una misiva de cinco facultativos, publicada en el diario ruso Novaya Gazeta.

Navalni, que se encuentra en un delicado estado de salud, anunció horas antes que abandona la huelga de hambre que mantuvo durante 24 días en prisión para exigir que le vean sus médicos de confianza.

"A la vista de los avances logrados y de todas las circunstancias, empiezo a abandonar la huelga de hambre. Por regla general esto me va a llevar otros 24 días y dicen que es aún más difícil", señaló Navalni en su cuenta de la red social Instagram.

Los médicos del opositor indican en su carta que Navalni debe recibir "de forma urgente" analgésicos, porque sufre dolores desde hace dos meses y no tiene un diagnóstico definitivo.

"No hemos visto ni un documento (médico) que hiciera un intento de analizar cuál es la causa del entumecimiento y ardor en sus manos y pies y el debilitamiento de los reflejos abdominales", escriben los médicos de Navalni.

Según ellos, el resultado de una serie de análisis que le fueron practicados a Navalni sugiere la existencia de "una amenaza directa a su vida".

En este sentido, los especialistas abogan por la realización de más pruebas al opositor y su tratamiento en Moscú durante el período en el que estará abandonando la huelga de hambre.

"Las recomendaciones actuales de los médicos (que han tratado a Navalni) no permiten hablar de su experiencia en ese campo", indican.

Gracias a la presión internacional y nacional, Navalni fue llevado el pasado día 20 a un hospital civil en la región de Vladímir, a unos 200 kilómetros de Moscú.

Previamente las autoridades solo habían accedido a ingresarlo en un hospital penitenciario cerca de la prisión en la que cumple una condena de dos años y medio de cárcel por un antiguo caso penal para que reciba suero y una terapia vitamínica.

Tras el examen médico, todos los informes y resultados fueron entregados a los médicos habituales de Navalni a través de sus abogados y sus familiares para que pudieran emitir una opinión. A raíz de los análisis, los cinco doctores de confianza del opositor publicaron ayer un llamamiento en el que le instaban a Navalni a poner fin de inmediato a la huelga de hambre.

(c) Agencia EFE