La NASA intentará el lanzamiento de Artemis I el sábado; las probabilidades climáticas mejoran

·5  min de lectura

La NASA anunció que buscaría el lanzamiento de su cohete Artemis I de $ 4.1 mil millones a la Luna el sábado.

La ventana de lanzamiento de dos horas se abre a las 2:17 p.m. y los equipos se reunirán el jueves para otra revisión antes del inicio oficial de la cuenta regresiva.

El escuadrón meteorológico Space Launch Delta 45 actualizó el jueves su pronóstico para predecir una mejor probabilidad de buen clima, ahora un 60% de posibilidades de buenas condiciones, frente a la predicción inicial del 40% el martes. La ventana de respaldo el lunes por la noche tiene probabilidades de que el buen clima aumente al 70%.

“Soy optimista de que tendremos algo de aire despejado para trabajar durante el intento de la tarde del sábado”, dijo Mark Burger, oficial de lanzamiento del 45º Escuadrón Meteorológico, en una conferencia de prensa el martes por la noche. “Sin embargo, nuevamente, la probabilidad de una alteración del clima en cualquier punto de la cuenta regresiva todavía me parece bastante alta”.

Si arranca el sábado, la próxima ventana cae en el Día del Trabajo, una oportunidad de 90 minutos que se abre a las 5:12 p.m hora que la NASA dijo aún sería factible ya que la NASA solo necesita un plazo de 48 horas para reponer todos los gases necesarios para rellenar el tanque.

La combinación masiva del Sistema de Lanzamiento Espacial rematado con la nave espacial Orión atravesó varios obstáculos el lunes por la mañana en el primer intento de la NASA para enviar la misión Artemis I al espacio, pero finalmente un problema con el motor obligó a un lavado.

El culpable fue lo que se conoce como sistema de purga, que alimenta el propulsor criogénico desde la etapa central a los cuatro motores RS-25 en su base. Los sensores mostraron durante una prueba de purga previa al despegue abortado del lunes que uno de los motores no se enfrió a niveles aceptables.

Los cuatro necesitan controlar su temperatura para que no estén estresados con el hidrógeno líquido (LH2), que se enfría a menos 423 grados Fahrenheit, cuando comienza a fluir a toda velocidad hacia los motores en el despegue.

El LH2 combinado con oxígeno líquido enfriado a menos 297 grados Fahrenheit proporciona 2.2 millones de libras de empuje, que cuando se combina con dos propulsores de cohetes sólidos, proporciona 8.8 millones de libras de empuje en el despegue.

Otros problemas durante el intento del lunes involucraron la carga de los propulsores criogénicos, que necesitaban un ajuste cuando se detectó una posible fuga de hidrógeno en una de las líneas de alimentación umbilical. Para lidiar con ambos problemas, la NASA está cambiando la forma en que procederá la cuenta regresiva del sábado.

“Acordamos lo que se llamó la opción uno, que consistía en cambiar operativamente el procedimiento de carga y comenzar a enfriar nuestro motor antes”, dijo el gerente de la misión Artemis, Mike Sarafin. “También acordamos trabajar en la plataforma para abordar la fuga que vimos en el umbilical del mástil de servicio de cola de hidrógeno”.

El gerente de SLS de la NASA, John Honeycutt, dijo que los equipos no estaban completamente seguros de si la temperatura del motor estaba realmente fuera del objetivo y podría haber sido un sensor defectuoso según las lecturas de otros equipos en el sitio.

“Creo que entendemos la física sobre cómo funciona el hidrógeno y no la forma en que se comporta el sensor”, dijo y señaló que “no se alinea con la física de la situación”.

Dijo que reemplazar el sensor en la plataforma de lanzamiento sería complicado y requeriría una reversión, por lo que, en cambio, “saldrán volando usando los datos a los que tenemos acceso hoy”.

Los sensores del intento del lunes mostraron que tres de los cuatro motores estuvieron a 10 grados de un objetivo de menos 420 grados Fahrenheit, mientras que el cuarto, el que convenció a los gerentes de fregar, estaba unos 40 grados más caliente, dijo Honeycutt.

“Vamos a tratar de lanzar”, dijo Sarafin. “Y sabe que al entrar en este intento anterior, el intento [del lunes], sabe que dijimos que si no podíamos acondicionar térmicamente los motores, no vamos a lanzar. Y esa es la misma postura en la que vamos a entrar el sábado. No lo veo diferente”.

Si despega y cuando despegue, el cohete se convertiría en el más poderoso jamás lanzado desde la Tierra, superando los 7.6 millones de libras de empuje producido por los cohetes Saturno V de las misiones Apolo a la luna.

Se supone que Artemis I enviará la cápsula Orion sin tripulación en una misión de varias semanas para orbitar la luna viajando 1.3 millones de millas y regresar a casa llegando como la nave espacial más rápida jamás clasificada por humanos a más de 24,500 mph generando cerca de 5,000 grados Fahrenheit en el reingreso .

El objetivo es probar los límites del sistema de lanzamiento y la nave espacial para que pueda pasar a misiones humanas, incluida Artemis II, una misión lunar orbital programada para 2024, y Artemis III, que tiene como objetivo devolver a los humanos, incluida la primera mujer, a la superficie lunar, desde 1972. Ese vuelo podría llegar en 2025.

Pero primero Artemis I tiene que despegar.

Esta historia se publicó en el Orlando Sentinel por el reportero Richard Tribou. Fue traducida por el periodista José Javier Pérez.