NASA estrella sondas en la Luna, intencionalmente

PASADENA, California, EE.UU. (AP) — Un par de sondas espaciales abandonaron su órbita alrededor de la Luna y la NASA las estrelló el lunes contra una montaña de nuestro satélite natural. Las sondas le eran inservibles a la Nasa pues ya habían terminado una misión para examinar el interior lunar.

Los ingenieros activaron los cohetes de las sondas gemelas Ebb y Flow para quemar el combustible que les restaba. Ebb cayó primero en una montaña cerca del polo norte lunar. Flow se estrelló medio minuto después en el mismo lugar.

La jefa de la misión, Maria Zuber, del Instituto de Tecnología de Massachusetts, dijo que el sitio donde cayeron las naves recibió el nombre de Sally Ride, una integrante del equipo que falleció a principios de año y que fue la primera mujer estadounidense en el espacio.

Por decisión adoptada de antemano, los restos de las sondas reposarán en un sitio muy distante de donde descendieron las naves de la misión Apolo y de otros lugares históricos en la Luna.

"Es bueno saber que cuando veamos la Luna existe ahí un pequeño rincón con el nombre de Sally", dijo la hermana de Ride, la reverenda Bear Ride, quien expresó confianza en que este hecho sea un estímulo para los niños en las escuelas.

Debido a que el lugar donde se estrellaron las naves estaba en oscuridad, este acto final no fue visible desde la Tierra.

Otra sonda que circunda la Luna, el Orbitador de Reconocimiento Lunar, pasará por la montaña e intentará fotografiar los rastros que hayan dejado ambas naves, que tenían el tamaño de una lavadora casera. Las naves cayeron a una velocidad de 6.115 kilómetros (3.800 millas) por hora.

Tras despegar a bordo de un cohete en septiembre de 2011 y una travesía larga, Ebb y Flow llegaron a la Luna el Año Nuevo de 2012 para hacer un mapa de la gravedad lunar.

Más de 100 misiones se han efectuado al vecino más cercano de la Tierra desde los inicios de la Era Espacial, incluidos los seis descensos con 12 astronautas de la misión Apolo de la NASA.

El final de Ebb y Flow ocurrió en el mismo mes del 40mo aniversario del lanzamiento del Apolo 17, la última misión tripulada a la Luna.

Ebb y Flow se concentraron exclusivamente en medir el campo gravitatorio irregular que tiene la Luna, en un intento por conocer más del interior del satélite y de su formación.

Con el recorrido de ambas sondas sobre la Luna, la NASA confeccionó durante meses los mapas más detallados hasta la fecha de la gravedad de la Luna.

___

Alicia Chang está en Twitter como https://twitter.com/SciWriAlicia

Cargando...