Narra mujer presa cómo se ejerce la maternidad en un penal

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 11 (EL UNIVERSAL).- Georgina y su hija de 24 años llevan dos años presas por secuestro en el Centro de Reinserción Social (Cereso) femenil de Apizaco, Tlaxcala, del que esperan salir en algún momento porque se consideran inocentes.

Vestida de color rosa, la señora Georgina asegura que fueron detenidas en junio de 2020 por equivocación, acusadas de un secuestro que no cometieron, "y ni modo nos tocó estar aquí por voluntad de Dios, las dos".

En entrevista con EL UNIVERSAL, comenta que desde la cárcel ejerce su maternidad con su hija, con quien asiste a los diversos talleres que se imparten en el penal y la aconseja para que no se desespere por el encierro.

"Me llevo a mi hija para que no se desespere, le llamo la atención para que no diga picardías o cosas así, para que cuando salgamos, salgamos como entramos como unas mujeres de casa, de familia.

"Todo el día nos la pasamos juntas. Le doy consejos de que no se desespere, de que vamos a salir de aquí porque somos inocentes", comenta Georgina.

Sin embargo, señala que le preocupa su hijo diagnosticado con leucemia, quien está a cargo de su mamá. "Es muy terrible saber que estás encerrada y tus hijos están sufriendo".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.