Narcotráfico. El fiscal acusado de robar cargamentos de droga pidió la nulidad de la indagatoria

Gabriel Di Nicola
·3  min de lectura

Con el paso de las horas se desvanecieron las expectativas que se habían puesto en su indagatoria como presunto jefe de una asociación ilícita acusada de robar cargamentos de drogas secuestrados en operativos policiales y de extorsionar a familiares de narcotraficantes. Una vez más, el fiscal de San Isidro Claudio Scapolan logró eludir la diligencia judicial al solicitar la nulidad de la resolución por la que había sido citado a declarar.

Así lo informaron a LA NACION fuentes judiciales. Scapolan estaba citado para hoy a las 10 en el Juzgado Federal Nº 1 de San Isidro, a cargo de la Sandra Arroyo Salgado, para prestar declaración indagatoria. Pero, por tercera vez desde que el representante del Ministerio Público fue imputado, la audiencia no prosperó.

Detuvieron a Fabián Tablado, el femicida de las 113 puñaladas

"Scapolan pidió la nulidad de la citación a prestar declaración indagatoria porque sostiene que está pendiente de resolución en la Corte Suprema de Justicia de la Nación un recurso de queja que presentó al rechazo de la recusación que había hecho de la jueza Arroyo Salgado y que había sido desestimado por la Cámara Federal de San Martín y la Cámara Federal de Casación Penal", explicaron fuentes con acceso al expediente.

La presentación fue hecha por sus abogados, Félix Linfante y Marcelo D´Angelo. Los letrados que representan a Scapolan sostuvieron que la "recusación no ha sido resuelta en forma definitiva" porque falta la decisión de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Ahora la jueza Arroyo Salgado debe resolver la jueza Arroyo Salgado si hace lugar a la presentación de la defensa o la rechaza.

Hasta que estalló el escándalo, hace casi cinco meses, Scapolan estaba al frente del Área Ejecutiva de Investigaciones Criminales de San Isidro.

Según la investigación, a cargo del fiscal federal de San Isidro Fernando Domínguez, la organización criminal estaba integrada por Scapolan, dos secretarios penales, abogados y comisarios, oficiales y suboficiales de la policía bonaerense.

Scapolan no fue detenido porque, como fiscal, tiene fueros e inmunidad de arresto. Su declaración indagatoria había sido postergada en dos oportunidades.

Corrupción. Les pedían coimas a choferes de combis y ahora van a juicio

"Es la tercera citación a la Scapolan no se presenta. Es una cuestión netamente dilatoria", explicaron fuentes con acceso a la investigación.

Según un dictamen del fiscal Domínguez, la asociación ilícita supuestamente liderada por Scapolan se dedicaba a extorsionar a familiares de personas condenadas en causas por narcotráfico: les exigían dinero a cambio de no detenerlos.

Parte de la droga secuestrada en el operativo Leones Blancos habría sido robada por la "banda del fiscal"
Fuente: Archivo

Además, una de las imputaciones que se le adjudica a "la banda del fiscal" es el robo de un cargamento de cocaína que estaba en poder de una organización de narcotraficantes. Se habrían quedado con una cantidad estimada entre 520 y 560 kilos de esa droga, con un valor cercano a los US$ 2.800.000.

Oficialmente solo se informó del secuestro de media tonelada de cocaína. El operativo, que se dio a conocer en diciembre de 2013, fue bautizado como Leones Blancos y en la presentación ante los medios de comunicación estuvo presente el por entonces gobernador Daniel Scioli, que se paseó entre los ladrillos de cocaína secuestrados por el fiscal Scapolan y los detectives de la policía bonaerense.

Los otros 520 o 560 kilos de cocaína robados a la banda de narcotraficantes terminaron en unas cabañas de Santa Clara del Mar. Antes del traslado a la costa, según la declaración de imputados arrepentidos y testigos de identidad reservada, la droga estuvo almacenada en un salón de fiestas de Quilmes que pertenecería a unos de los policías investigados y que se encuentra prófugo: Adrián Baeta.

Baeta era amigo y hombre de confianza de Diego Xavier Guastini, un contador público y cerebro financiero detrás de las grandes bandas narcos que operaban en el país, y que fue acribillado el 28 de octubre del año pasado en Quilmes.