Alarma en Reino Unido: Inyectan y narcotizan con jeringas a mujeres en bares y clubes nocturnos abarrotados

·6  min de lectura
Mujeres en un área popular para la vida nocturna en Nottingham, Inglaterra, el 20 de octubre de 2021, donde ha habido reportes preocupantes de mujeres que han sido inyectadas con jeringas en bares y clubes nocturnos abarrotados, una variación de la narcotización de la bebida. (Mary Turner/The New York Times).
Mujeres en un área popular para la vida nocturna en Nottingham, Inglaterra, el 20 de octubre de 2021, donde ha habido reportes preocupantes de mujeres que han sido inyectadas con jeringas en bares y clubes nocturnos abarrotados, una variación de la narcotización de la bebida. (Mary Turner/The New York Times).

NOTTINGHAM, Inglaterra — Lizzie Wilson estaba parada en un club nocturno repleto la noche del lunes con tres amistades cuando sintió un dolor repentino en la espalda, como si hubiera sido picada con una jeringa. Diez minutos después, le costaba trabajo mantenerse en pie.

Wilson, de 18 años, dijo que había escuchado de mujeres jóvenes que habían sido inyectadas con jeringas en clubes abarrotados y de inmediato temió que se hubiera convertido en otra víctima. Sus amistades la llevaron a toda prisa al hospital, donde pasó horas desorientada y sin sensación en las piernas.

“Nadie debería tener que vivir eso”, dijo Wilson, una estudiante de primer año de universidad en Nottingham, en el centro de Inglaterra. “Lo más angustiante es que no podía controlar nada”.

Actos violentos contra mujeres

Durante más de un año, el Reino Unido ha sido testigo de una perturbadora serie de actos violentos contra las mujeres. Secuestros y asesinatos de alto perfil han avivado el debate nacional, inspirado vigilias y protestas, intensificado el escrutinio de la policía, así como alentado una exploración más profunda de la cultura misógina que a menudo origina esta violencia.

Ahora surgen reportes alarmantes, aunque todavía relativamente escasos, de mujeres que han sido inyectadas con jeringas en bares y clubes nocturnos abarrotados, una variación de la narcotización, en la que drogas son vertidas en la bebida de alguien, un delito que a menudo se perpetra contra las mujeres. Varias fuerzas policiacas de Inglaterra están investigando los reportes de ‘narcotización con jeringa’, incluyendo doce incidentes en Nottinghamshire. La policía en Escocia investiga reportes similares.

La policía declaró en un comunicado que una persona que reportó haber sido narcotizada tuvo efectos que “coinciden con la administración de una sustancia”, muy parecidos a los del relato de Wilson.

La mayoría de los reportes provienen de estudiantes mujeres, pero algunos varones dicen que también han sido víctimas. La policía de Nottinghamshire dice que ningún otro delito, incluido el abuso sexual, ha sido vinculado a los reportes de inyecciones y no se ha sabido de arrestos por este hecho; de todos modos, las autoridades afirman que están incrementando los patrullajes y trabajando en conjunto con universidades y hospitales locales para investigar.

Después de que las restricciones por la pandemia causaron el cierre de los campus y la vida nocturna durante meses, se suponía que este año escolar fuera un nuevo inicio, con salidas nocturnas estridentes que muchos estudiantes consideran un rito de paso.

Peatones en un área central de Nottingham, Inglaterra, el 20 de octubre de 2021, donde ha habido reportes preocupantes de mujeres que han sido inyectadas con jeringas en bares y clubes nocturnos abarrotados, una variación de la narcotización de la bebida. (Mary Turner/The New York Times).
Peatones en un área central de Nottingham, Inglaterra, el 20 de octubre de 2021, donde ha habido reportes preocupantes de mujeres que han sido inyectadas con jeringas en bares y clubes nocturnos abarrotados, una variación de la narcotización de la bebida. (Mary Turner/The New York Times).

No obstante, a medida que estas historias (y los temores que las rodean) se han propagado, algunas jóvenes han exhortado a un boicot contra los clubes y también han lanzado una petición para que los clubes cacheen a las personas al ingresar. Para muchas mujeres, la idea de convertirse en víctimas de alguien que porte una jeringa en un club nocturno es horripilante.

"Un nuevo punto bajo"

“Si pensaba que ya nada me podía impactar, si pensaba que el comportamiento ya no podía ser más ruin, este es un nuevo punto bajo”, dijo Sue Fish, la exjefa de la Policía de Nottinghamshire, quien desde hace tiempo ha sido una abierta defensora de los derechos de las mujeres.

La preocupación de que se les ponga droga a las bebidas sin que la víctima se dé cuenta ha sido un problema desde hace tiempo. Una investigación de 2019 de la BBC reveló más de 2600 casos de narcotización de bebidas en Inglaterra y Gales desde 2015.

Fiona Measham, catedrática y jefa del departamento de Criminología de la Universidad de Liverpool y directora de Loop, una caridad que monitorea el uso de drogas en la vida nocturna, dijo que existen unos cientos de casos de narcotización en el ámbito nacional cada año y describió el riesgo como “bastante bajo”.

En específico sobre la narcotización con jeringa, dijo: “No es imposible, pero es realmente poco probable”. Sin embargo, mencionó que cada denuncia necesitaba ser investigada y tomada en serio. “Pienso que la ansiedad es muy real; la ira hacia los clubes nocturnos es real”, apuntó.

Boicot

No obstante, muchos jóvenes no están dispuestos a esperar indagatorias. Mediante una iniciativa llamada “Noche de chicas... en casa”, han surgido grupos locales en todo el país para llamar a un boicot de los clubes para la próxima semana con el fin de crear conciencia y exigir mejores protecciones.

Ally Valero, de 20 años, una de las estudiantes que organizaron el boicot local en Nottingham, dijo que el objetivo no era decir que las mujeres deban quedarse en casa, sino enviar un mensaje a los propietarios de los clubes de que deben hacer un mayor esfuerzo para garantizar la protección de los clientes.

“Queremos salir de fiesta de nuevo”, dijo Valero. “Pero queremos ir en un ambiente más seguro”.

Primrose Sparkes, de 20 años, quien ayudó a organizar un boicot similar en la Universidad de Durham, dijo que en el pasado el principal factor que consideraba antes de decidir si salía o no era si tenía una clase muy temprano por la mañana.

“Ahora es: ¿me siento segura?”, indicó. “Hay un elemento de miedo que antes no estaba ahí”.

Luis Danton, de 20 años, estudiante y presidente de la sociedad de futbol en la Universidad Nottingham Trent, calificó la situación como “una locura” y dijo que el equipo planea unirse al boicot.

“Y mucha gente tiene miedo, si soy sincero”, dijo.

Afuera del club nocturno Pryzm, estudiantes se quitaron las chamarras y vaciaron sus bolsillos antes de atravesar un detector de metal. El club afirma que ha incrementado los cacheos para tranquilizar a los clientes.

En Jimmy Allens, un club nocturno en Durham, la espera era inusualmente larga el miércoles conforme los porteros cacheaban a los estudiantes y revisaban sus bolsos (una política iniciada esta semana). Miembros del personal también comenzaron a portar cámaras corporales.

¿Una armadura?”

“La gente tarda más tiempo en ingresar, pero vale la pena”, dijo Darryl Watson, un gerente.

La policía en Durham dijo mediante un comunicado que, aunque están conscientes de las publicaciones en línea sobre incidentes de narcotización con jeringa, no han recibido ningún reporte.

Sin importar cuán generalizada sea la narcotización con jeringa, en el origen de los temores expresados por muchas jóvenes está la consciencia de los riesgos desproporcionados que enfrentan.

“Las mujeres siempre han hecho todo este tipo de cosas para protegerse a ellas mismas cuando realmente el comportamiento de los hombres es el que debe cambiar”, dijo Fish, la exjefa policiaca.

Poner sobre las mujeres la responsabilidad de alejar a un atacante no resuelve el problema, dijo y agregó: “¿Qué deben vestir las mujeres para salir por la noche? ¿Una armadura?”.

© 2021 The New York Times Company

TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) Gobierno británico se opone a aplicar restricciones a pesar del aumento de casos de Covid-19

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.