Nadal: 'No puedo decir que no estoy mentalmente destrozado'

El tenista español Rafa Nadal comentó tras la derrota de este miércoles en Segunda Ronda del Abierto de Australia en tres sets (6-4, 6-4, 7-5) ante el estadounidense Mackenzie McDonald, después de jugar lesionado desde el final del segundo, que se marcha "cansado, triste y decepcionado" de un torneo en el que defendía corona.

"No me puedo quejar de mi vida en absoluto. Pero solo en términos de deporte y lesiones y momentos difíciles, es otra cosa. No puedo decir que no estoy mentalmente destrozado en este momento, porque estaría mintiendo", reconoció en rueda de prensa.

Nadal, con esta derrota consecuencia de jugar mermado físicamente, está eliminado en un Abierto de Australia, primer 'Grand Slam' de la temporada 2023, en el que defendía título. Tras pedir atención médica, quiso continuar hasta el final y cedió el partido sin retirarse, pese a que era visible que no podía jugar a su cien por cien.

"A veces es frustrante. A veces es difícil de aceptar. A veces te sientes muy cansado por todo esto de las lesiones. No penséis que quiero dar un paso atrás, no es el caso, pero mis sensaciones actuales son malas", explicó el balear.

A sus 36 años (en junio cumplirá 37), el balear disertó sobre el hecho de haber tenido dolencias físicas en sus últimos 'Grand Slam'. En este, en la cadera. "Es evidente. En los últimos tres 'Grand Slam' no he podido terminar ninguno en condiciones: dos roturas de abdominal, aquí no sé qué pasa en la cadera", rememoró.

"Podemos venir aquí, poner buena cara, que lo hago, y aceptar las cosas. Que también lo hago. Pero uno no tiene que engañarse a sí mismo y hacer un discurso optimista cuando no lo es a día de hoy", se sinceró el 22 veces campeón de un 'Grand Slam'.

En este sentido, reconoció que era un momento "difícil" para él. "Pero veamos, ojalá no sea nada malo. Realmente espero que eso no me saque de la cancha por mucho tiempo, porque entonces es difícil recuperarse de nuevo, toda la cantidad de trabajo que necesitas hacer para volver a un nivel decente", argumentó.

Sobre el partido, explicó que intentó seguir jugando pero "sin aumentar el daño". "Solo quería terminar el partido. No quería retirarme, siendo campeón defensor aquí. Mejor así al final. Perdí. Felicito al rival", aportó Nadal, que se fue de la pista entre una gran ovación del público.

Por otro lado, en lo positivo, reconoció que esta gira australiana le ha venido bien en otros aspectos. "Necesitaba pasar días en el circuito. Estas tres semanas han sido positivas, creo que al menos he podido recuperar muchas cosas a nivel de movilidad y competitividad", valoró.

Fue el propio manacorí quien explicó que deberá someterse a una resonancia médica para saber el alcance de la posible lesión en la cadera. De momento, el próximo torneo en el que debía jugar es Doha, para después acudir a Dubái.

"No queda más que esperar, aceptar las cosas como vienen y después seguir las indicaciones (médicas). Hacer las cosas de la mejor manera posible e intentar estar listos para cuando pueda volver a jugar", concluyó.