El número de muertos por COVID-19 en Estados Unidos ha superado los 330 mil

Alex Woodward
·3  min de lectura
<p>COVID-19 se ha convertido en la principal causa de muerte en Estados Unidos. </p> (Getty Images)

COVID-19 se ha convertido en la principal causa de muerte en Estados Unidos.

(Getty Images)

Dentro de los 10 meses desde el inicio de una crisis de salud pública que ha cambiado las vidas de millones de estadounidenses, el número de muertos en la nación ha superado los 330 mil, durante lo que se ha convertido en el mes más mortífero del año, con casi 60 mil vidas perdidas en las últimas semanas de 2020.

La abrumadora escala de muertes significa que uno de cada mil estadounidenses ha muerto a causa de COVID-19.

Se han reportado casi 19 millones de infecciones confirmadas en 2020, con un número promedio de nuevos casos diarios que permanecen por encima de 200 mil en los últimos días del año, según la Universidad Johns Hopkins, más de tres veces más que el pico de verano del brote en julio.

En las últimas semanas del año, COVID-19 se ha convertido en la principal causa de muerte en Estados Unidos. Los funcionarios de salud han pronosticado un número de muertos que podría llegar a 400 mil a principios del próximo año, eclipsando las vidas estadounidenses perdidas durante la Segunda Guerra Mundial, según las proyecciones del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington.

La llegada y la promesa de una vacuna eficaz, de la que ya se han administrado casi 2 millones de dosis, llegará demasiado tarde para miles de pacientes actuales.

Los estados informaron un récord de 120 mil pacientes de COVID-19 que estaban actualmente hospitalizados en Nochebuena, según el Proyecto de seguimiento de COVID. Esa cifra rompió un récord que tenía sólo un día, cuando más de 119 mil personas fueron hospitalizadas.

En Navidad, los sistemas de salud reportaron casi 119 mil pacientes hospitalizados.

La primera muerte relacionada con el coronavirus reportada en los Estados Unidos fue el 29 de febrero en el estado de Washington, aunque los funcionarios de salud determinaron más tarde que dos residentes de California murieron a causa de COVID-19 a principios de ese mes.

En los próximos meses, el número de muertos en la nación superó los 100 mil en mayo. Cuatro meses después, otros 100 mil estadounidenses habían muerto a causa de la enfermedad.

Once semanas después, a medida que aumentaban las infecciones y las hospitalizaciones, siguieron las muertes, que alcanzaron las 300 mil a mediados de diciembre.

Cuando Estados Unidos alcanzó su último trágico hito, millones de estadounidenses pasaron por los aeropuertos durante la semana previa a la Navidad, desafiando las advertencias de los funcionarios de salud de quedarse en casa para ayudar a combatir la propagación de la enfermedad.

Los funcionarios de salud se han preparado para un aumento en los casos y las hospitalizaciones que seguirán, como lo hicieron después del Día de Acción de Gracias, cuando las familias y los grupos se reunieron para celebrar.

Donald Trump se ha negado a firmar un paquete de ayuda de 900 mil millones de dólares que extiende 300 dólares de beneficios federales de desempleo semanales durante 11 semanas y envía un pago directo único de 600 dólares a la mayoría de los estadounidenses. Un lapso en los beneficios que entrará en vigencia el 26 de diciembre, podría retrasar el alivio que necesitan millones de ciudadanos.

Relacionados

España y Suecia detectan casos de la nueva cepa del COVID-19

Donald Trump alaba el manejo de la pandemia de Florida

Beijing exhorta a residentes a no viajar por reportes de casos COVID