Núñez Feijóo ve "riesgo de ilegalidad" en el impuesto a las grandes fortunas

Quito, 10 nov (EFE).- El presidente del Partido Popular (PP) de España, Alberto Núñez Feijóo, consideró este jueves que existe un riesgo de ilegalidad en el impuesto a grandes fortunas propuesto por el Gobierno, para ser tramitado como una enmienda al proyecto de ley que regula gravámenes temporales a la banca y a empresas energéticas.

Durante su visita a Ecuador como parte de su primera gira por Sudamérica, Núñez Feijóo afirmó que "el Gobierno está muy nervioso, muy débil, con enormes contradicciones y debilidades internas, y ahora quiere trasladar esa debilidad al marco jurídico y tributario de España".

"Lo lamento profundamente, porque estoy convencido de que hay muchos riesgos de ilegalidad de este tipo de gravámenes que se hacen por la puerta de atrás, a espaldas de las instituciones y del debate parlamentario", agregó el líder del principal partido de oposición.

El expresidente de la Xunta de Galicia también opinó que la tramitación del impuesto a las grandes fortunas a través de esa enmienda tiene "un riesgo muy claro de doble imposición".

Para Núñez Feijóo, este gravamen "atenta a la autonomía fiscal de las comunidades autónomas, que tienen el impuesto de patrimonio transferido desde hace décadas".

El Gobierno de España, formado en coalición por PSOE y Unidas Podemos (UP), contempla este impuesto para las fortunas de más de 3 millones de euros.

Según han confirmado a EFE fuentes del grupo parlamentario de Unidas Podemos, se trata de una enmienda conjunta del PSOE y UP que se registrará este jueves antes de que acabe el plazo para presentar las enmiendas parciales al mencionado proyecto de ley.

El impuesto a las grandes fortunas, anunciado por el Gobierno en el marco de los presupuestos de 2023, tendrá carácter temporal -ya que estará en vigor en 2023 y 2024-, será deducible del impuesto de patrimonio y tendrá tres tramos que gravarán los patrimonios a partir de 3 millones de euros.

La medida, pactada por los socios del Gobierno el pasado septiembre, contemplaba un tipo de 1,7 % para patrimonios de entre 3 y 5 millones, de 2,1 % para patrimonios de entre 5 y 10 millones y de 3,5 % para patrimonios de más de 10 millones de euros.

Entonces se calculó que podría recaudar 1.500 millones en dos años, antes de deducir lo pagado por el impuesto de patrimonio.

(c) Agencia EFE