Los nórdicos celebran Fin de Año sin grandes eventos y con una llamada a la prudencia

·1  min de lectura

Copenhague, 31 dic (EFE).- Las celebraciones de Fin de Año en los países nórdicos estarán marcadas por la ausencia de grandes eventos y las llamadas a la prudencia de las autoridades por la nueva ola de coronavirus, aunque el nivel de restricciones varía de unos a otros.

Dinamarca, donde la variante ómicron es la dominante desde hace más de una semana y es el país más afectado por la última ola en la zona, cerró el ocio nocturno después de medianoche hace semanas y restringió la venta de alcohol por las noches.

El jefe de la Dirección General de Sanidad, Søren Brostrøm, advirtió hace unos días contra las grandes fiestas e instó a los daneses a celebrar una noche "muy tranquila".

En Suecia, donde la situación epidémica ahora está más controlada, no se puede servir en barra en la restauración y hay limitaciones de aforo en esos locales y en reuniones públicas.

En las fiestas privadas, las autoridades suecas fijan un tope de 50 personas en el caso de locales alquilados y llaman a la prudencia si se realizan en viviendas privadas.

En Noruega, donde la transmisión se ha reducido en los últimos días, las autoridades instan a respetar un máximo de diez invitados no convivientes, veinte en el caso de Nochebuena o Fin de Año.

Los eventos quedan reducidos a un máximo de 200 personas en exteriores y 50 en interiores.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.